¿Ya lo intentaste? Hazlo una vez más aprende a ser exitoso

Ser exitoso se aprende. Es un regalo a la perseverancia.

¿Cuántas veces te caíste hasta que aprendiste a caminar?.

E incluso ya cuando creías saberlo, tropezaste.

Pregúntale a tu mamá cuántos chichones te salieron.

De eso se trata la vida, seguir adelante a pesar de las caídas.

¿Te imaginas que Henry
Ford se hubiera rendido cuando su primera compañía fracasó?.

¿O que Walt Disney se hubiera permitido decaer por sus muchos problemas financieros antes de sus grandes éxitos?.

Y qué tal si Steve Jobs se hubiera quedado llorando en la cochera de sus padres porque su éxito no llegaba rápido.

Probablemente tu primer auto sería otro, nunca hubieras conocido la historia de Blancanieves y no escucharías música en modo aleatorio.

Entonces imagínate si hoy te rindes, si ya no sigues intentándolo.

Qué dejarías de regalarle al mundo, a cuántos les haría falta tus ideas.

No dejes que pequeñas cosas te desvíen de lo más importante.

Inténtalo una vez más

En la vida, debes estar dispuesto a ver el fracaso a la cara y abandonar algunas ideas para seguir adelante.

Es tu tarea aprender a ser exitoso y para ello se necesita algo de práctica.

Puedes empezar con ser tú mismo, encontrar tu esencia, quién eres y qué quieres hacer.

Este camino lleva tiempo, no te creas que lo decides hoy y ya mañana eres exitoso.

No funciona así.

Pero es un viaje que te va a tocar emprender si de verdad quieres lograrlo.

Y tienes un arma poderosa:

Tu identidad.

Es lo que te diferencia de los demás, te hace único y te llevará al éxito.

Tu mejor aprendizaje vendrá de los momentos más duros que tengas que atravesar.

Las grandes lecciones se aprenden con un poco de dolor, forma parte de la vida.

Recuerda siempre cómo aprendiste a caminar, gracias a tus caídas.

Aprende a buscar ayuda

El éxito también es entender que no todo está en tus manos.

Necesitas al mundo para entender el mundo.

Necesitas de una guía, alguien que te pueda orientar de manera objetiva.

No sirve tu mamá que siempre te dirá que todo lo haces bien, aunque no sea así.

Debe ser alguien externo, conocedor, incluso si debes pagarle, no repares en hacerlo.

Para que te pueda decir fríamente:

Te equivocaste, lo estás haciendo mal, debes cambiar de rumbo.

Una mirada externa y sabia pueden salvarte de algunas heridas.

Dedícate a buscar a esa persona y ten la valentía para escucharla.

Te ayudará a encontrarte.

Una vez encuentres tu ruta, digamos que tengas tu empresa o negocio encaminado, busca lo que te hace valioso.

Ese rasgo de identidad único que te vuelve incomparable con el resto.

Que le da un aporte único, tu firma personal.

Sino serás uno más del montón y como esos hay muchísimos.

Sigue adelante y aprendiendo, esta carrera nunca acaba.

“Cuando creía saber todas las repuestas de pronto cambiaron todas las preguntas”.

Decía Mario Benedetti.

Aplica para todo en la vida, el amor, la familia, los negocios, el espíritu.

Cuando pienses que ya no puedes más entonces debes seguir intentando.

Comentarios de Facebook