Su idea de emprendimiento fue rechazada 148 veces antes de recibir 30 millones de dólares

Los emprendedores exitosos han visto sus errores como propulsores para perfeccionarse. No se rinden ante la primera crítica o rechazo. Cuando las circunstancias están en su contra, sus ganas de ver a su idea con vida no decaen.

El caso de Kathryn Minshew es un perfecto ejemplo. Ella es cofundadora y CEO de un portal de empleo llamado The Muse. Ofrece búsqueda de trabajo y consejos de acuerdo con tu profesión. La idea para su sitio web sufrió el rechazo de los inversionistas 148 veces.

En vez de desanimarse, aprendió de esta experiencia. Recurrió a dos excelentes estrategias que la llevaron a recibir 30 millones de dólares para su negocio.

Establecer un periodo para encontrarse con los inversores

Al principio, Minshew aceptaba las reuniones con los posibles inversores cuando ellos pudieran. Estaba a su disposición. Ahora, ella es quien les dice cuándo podría encontrarse con ellos. Les da un rango de fechas.

Más contenido de Jürgen Klarić ↓

 

Primero, les aclara que para cierta fecha ella necesita haber realizado todas las primeras reuniones con inversores. Claro, puede recorrerla algunos días si ellos lo necesitan. Pero les pide que le confirmen si van a poder. Si se niegan, no hay problema. Les dice que podrá considerarlos la próxima vez que soliciten financiamiento.

Muchos inversores movieron sus agendas para acomodarse a lo que ella les exigió. Consideró que quienes no lo hicieron le mostraban que no tendrían interés en su negocio, ni ahora ni después. Así, pudo acercarse a los inversionistas adecuados.

Pedir retroalimentación a los usuarios

No sirve de mucho pedir una crítica a los usuarios que saben que tú eres el rostro detrás de la idea. Ahí ya existe un compromiso emocional que va a filtrar sus respuestas. Por supuesto, pueden señalarte algunas cosas, pero no van a querer que lo recibas como ataque. Entonces, se van a limitar. Posiblemente señalen más tus aspectos buenos.

Sin embargo, si te presentas ante ellos como un consultor del negocio, van a darte sus opiniones sin filtro. Si la gente sabe que parte de tu trabajo es escucharlos para ayudarle al negocio a mejorar, van a hablar. Inclusive aquellos que estén nada satisfechos.

Así, Minshew pudo presentar su idea de negocio de forma más atractiva para los inversores. La clave principal fue su perseverancia. No importa cuántas veces rechacen una idea. Si estás convencido de que cubre necesidades de tus posibles clientes, continúa. Puedes imitar las estrategias de esta emprendedora.

Comentarios de Facebook