¡Stop! es hora de que dejes de soñar y empieces a crear

Si eres de los que les gusta soñar, investigar, indagar y hacer planes. Te gusta crear.

Y es primordial que entiendas la importancia de hacer algo con tus ideas.

Entiendo que es mucho más fácil investigar y planear que EJECUTAR.

Pero tienes que hacerlo.

Este puede ser tu caso, pasas mucho tiempo consumiendo contenido en blogs, podcasts o vídeos.

Pero cuando te llega el momento de hacer algo, te paralizas.

¡Deja de soñar y comienza a hacer algo con todo lo que tienes en tu cabeza!.

¿Cómo empezar a crear?

Tienes un plan, llévalo a la acción. Así de sencillo.

Inténtalo así:

1. Recuerda tu razón

Existe una razón por la cual iniciaste tu negocio.

Esa razón te dio el empujón para arrancar.

Ahora es tiempo de pensar con cabeza fría y recordarla.

Tu razón está allí para potenciarte cuando las cosas se pongan duras… y creéme se pondrán muy difíciles.

Pero también está para hacerte mover tu trasero del sofá, dejar de llenar tu cerebro de información inútil y hacer que las cosas pasen.

No temas utilizar tu motivación; pero si no sabes cuál es, entonces identifícala.

¿Tu empresa nació porque querías tener un horario más flexible y tiempo para tu familia?.

Entonces tienes que preguntarte:

¿Lo lograste?.

2. Limita tu tiempo para la acción

Cuando surge una duda o un nuevo proyecto, ¿le das mucha vuelta?.

¿Ves todas las conferencias TED, lees todos los artículos y visualizas los post de pinterest relacionados?.

¡STOP!

Es uno de los vicios que debes evitar, eso te hace perder tiempo.

Fija un período para esta etapa en la que dudas de todo y comprométete a aplicar lo que hayas aprendido en ese proceso para que no se convierta en un tiempo perdido.

3. Establece una fecha de entrega

Nada mueve más que tener un tiempo para entregar un pendiente.

Imagina que tu jefe te pide cuentas.

A él nada le interesará todas las grandes ideas y proyectos que estuviste maquinando.

Solo querrá saber de resultados, hechos concretos.

A partir de hoy eres tu propio jefe, exígete resultados para ti mismo, acciones medibles y cuantificables.

4. Fija metas alcanzables 

Cuesta trabajo seguir motivado cuando tus objetivos son muy grandes.

Pero es importante mantenerlos porque son los que le dan sentido a tu vida.

Por otro lado, así como estos son importantes, también lo son los pequeños pasos que debes dar para llegar a ellos.

Puedes dividir tus proyectos en pequeños planes de 90 días, son más fáciles de medir, cuantificar y mantener el nivel de trabajo.

Es tiempo suficiente para conseguir pequeños logros que te acerquen a tu gran meta.

5. Consigue a un amigo

El último paso para dejar de soñar y empezar a crear es conseguir a un amigo.

Esa persona con la que puedas rendir cuentas de lo que has hecho o dejado de hacer.

Ese alguien que te mantenga motivado, atento y activo.

Que te recuerde que debes seguir e incluso te de algunas ideas, consejos y jalones de oreja.

Es la mejor táctica para hacer tus sueños una realidad.

Comentarios de Facebook