Recupera el control de tu bolsillo con estos consejos

Tener el control de tu dinero y que él no te controle a ti,  puede ser toda una odisea si no tienes clara una visión de lo que deseas alcanzar con tus finanzas y mucho menos si no estás consciente de cuáles son tus ingresos y egresos. Sencillo: a nadie le importa lo que no ve. El primer paso para empezar a ahorrar es visualizar cómo está tu situación y como quieres que esté.

Aquí te comparto algunos otros puntos que podrían ayudarte a por fin tomar las riendas de tu economía:

Planifica

Cuando tienes metas claras administrar tu dinero es mucho más sencillo. Si tienes claro el camino, puedes discernir si te sirve más ir en bicicleta, en carro o caminando.

Para armar un plan sólido que puedas concretar es necesario que tus metas tengan un tiempo y un costo establecido. Hay personas que quieren viajar a Europa y nunca han ido a una agencia de viajes a averiguar el costo del boleto.

Si quieres reunir un dinero para saldar una deuda o para ir a un viaje debes tener claro cuánto es el dinero que necesitas y cuántas semanas necesitas para reunir ese dinero. Divide el costo estimado por semanas o meses. Esa es la cantidad que necesitas ahorrar.

Evita comprar cuando te invade una emoción muy fuerte

Si bien es cierto que la gente no sabe por qué compra y el reptil siempre hace de las suyas. Evita comprar cuando estás muy triste, enojado y hasta muy eufórico. En estos momentos siempre terminarás comprando más de lo que puedes cubrir.

Diversifica tus inversiones

No eches todos los huevos en una canasta. Los grandes empresarios suelen invertir su dinero en al menos tres proyectos. La diversificación es la estrategia más efectiva para multiplicar tu capital a largo plazo.

 Mantén un fondo de emergencia

Si bien es importante que apartes un porcentaje de ahorro para cualquier meta que tengas prevista, también es importante siempre sacar un porcentaje para un fondo de emergencias. Mantener este porcentaje como algo fijo cada mes te ayudará si en algún momento pasas por algún aprieto o percance. Evitará que tengas que vender bienes o sacrificar alguna de tus inversiones.

Ahorra e invierte

Ahorra entre el 10 y el 15 % de tus ingresos brutos anuales, para luego invertirlos. Esto no es tan sencillo de hacer como se dice, pero es posible. Si automáticamente apartes este dinero de tus ingresos y te programas para solo contar con el resto de tus ingresos lo lograrás. Créeme al final de año tendrás un buen capital para invertir.

Hay muchísimos tips más, pero estos aunque obvios son los que menos se toman en cuenta. Tomar el control de tu bolsillo es una batalla ardua, pero créeme la puedes ganar con estos primero pasos. ¿Te animarías a aplicar estos consejos?

 

Tu amigo y mentor,

Jürgen Klarić.

 

 

 

 

 

Comentarios de Facebook