¿Problemas de motivación? No pidas consejos, bríndalos

Un estudio de Harvard apunta que la mejor forma de ayudar a alguien con falta de voluntad no es dándole consejos, es impulsándolo a que él mismo los dé. ¿Cómo dices? Sí, tal como lees. Y tiene lógica. Piensa por un momento: las personas que fuman tienen información suficiente sobre cómo los cigarrillos matan, aun así siguen fumando. ¿Por qué? porque ellos tienen información, pero no tienen la confianza en sí mismos y sobre si podrían vivir sin su droga.

La clave para el cambio, según la investigación, es ayudarles a aumentar su confianza. Una buena forma para generarla es que esa misma persona dé consejos y comparta con otros sus luchas, así no solo se sentirá más confiando, pues hablará con prioridad del tema, también se sentirán comprometidos con otros y será más factible que mantengan su proceso.

La empatía como motivación

Independientemente cuál sea la área en la que alguien se sienta desmotivado, la piedra angular de este estudio está en ponerse en los zapatos de otra persona con problemas similares y buscar así soluciones juntos. De esta forma, la motivación sera mucho más fuerte que la que se recibe a través de un material informativo.

Eskreis-Winkler y Fishbach, autores de la investigación, encontraron que el 72 % de los participantes que luchan por ahorrar dinero afirmaron que dar consejos los motivó a ahorrar  más dinero que recibir consejos de expertos.  Mientras que  el 77 %  de los adultos con problemas de ira aseguraron estar más motivados para controlar su temperamento después de dar consejos sobre el manejo de la ira que después de recibir asesoramiento de psicólogos. Y el 72 % de quienes luchan por perder peso indicaron que dar consejos para bajar de peso los hizo sentir más seguros acerca de perder peso.

El objetivo de la investigación no está en desestimar el asesoramiento de profesionales, sino en la importancia de que la persona tome control de su propio proceso al aconsejar o hablar de su experiencia con otros.

Finge que el problema es de otros

Años anteriores un trabajo de investigación, apuntaba algo similar: las personas toman decisiones más acertadas cuando fingen que otras personas tienen sus problemas y les ofrecen sus consejos.

Así que quizás, la próxima vez que necesites un shot de motivación, antes de preguntarle a otro qué haría en tu situación, trata de tú mismo compartir con otros un consejo o, tal como apunta esta otra investigación,  actúa como si el problema fuese otro y no tuyo, así cobrarás perspectiva y encontrarás la solución.

 

¡Nos vemos en la cima, campeón/a!

Tu amigo y mentor,

Jürgen Klarić.

 

 

 

Comentarios de Facebook