¿Por qué todavía no apuestas por ti?

Cuando apuestas, siempre lo haces al ganador; o por lo menos a quién tú consideras lo será.

En la Serie Mundial, el Mundial de Fútbol o cualquier torneo de la ATP, es común aupar a quién crees lo hace o lo hará mejor.

Pero contigo sucede lo contrario y por eso todavía estás viendo cómo los demás triunfan y tú no.

No apuestas por ti.

No te crees lo suficientemente perfecto como para alcanzar el éxito en lo que te propongas.

Te estás saboteando. Ya es hora de que eso cambie totalmente.

¿Por qué?.

Porque hasta que no comiences a creerte tu propio éxito, simplemente no lo alcanzarás.

Pero es algo que debes aprender, practicar.

Cómo apuestas por ti

Se trata, sobre todo, que seas capaz de conocerte para, a partir de allí, comenzar a trabajar.

Empieza por preguntarte:

1. Qué te gusta hacer y qué harías gratis

De esa forma sabrás cuál es tu pasión.

Porque despertarte todos los días y sentirte feliz por lo que debes hacer, es un privilegio de pocos.

2. Cuáles son tus habilidades

En qué mundo te mueves bien, qué es aquello por lo que siempre te felicitan y qué haces fácilmente.

Tus atributos o capacidades, son tu sello personal. Es la forma en la que puedes decirle al mundo que eres una persona útil.

3. Atrévete

Apostar por aquello que sabes hacer es atreverte a marcar la diferencia.

Dar el primer paso siempre es más difícil que el resto. Así que debes obligarte a caminar, para poder correr.

4. Ponte retos

Apostar por ti es retarte. Es decirte que si hoy no pudiste escalar hasta la cima, mañana lo harás.

Pero es también obligarte a que cuando llegues más alto, debes intentar subir más.

Apostar por ti es escribir el guión de tu vida y creerte el argumento. Es ir más allá de tus límites, con la certeza de una buena recompensa.

Una retribución que te llevará más lejos de lo que una vez pensaste.

Comentarios de Facebook