¡No pienses mucho es peligroso para tu bienestar!

No pienses que te las sabes todas.

Hasta hoy, te cuento, has hecho todo de manera equivocada.

Te engañaron, te mintieron, te dijeron que ser un gran pensador era importante.

Te convencieron de que mientras más tiempo pases pensando en algo, más rápido hallarás la solución.

Pero no es así.

Los pensamientos son como una gran bola de nieve.

Cuando la lanzas por la montaña, va creciendo.

Se hace más grande y destruye todo lo que encuentra en el camino.

Esto de la nieve es un ejemplo
de lo que pasa por tu cabeza cuando piensas mucho en algo.

Te llenas de angustias, preocupaciones, ideas, sentimientos y emociones.

Todo eso se junta en una sola gran bola que choca con la realidad y te jode la vida.

En ese momento, cuando estás en el piso sufriendo por tu colección de pensamientos, descubres que no existen, nada de lo que creaste en tu mente es real.

Todo por separado no tiene mucho sentido ni mucha fuerza.

¡Y cuán desgastante fue todo ese camino, cargando con eso!.

¿No sería mejor simplemente dejar de pensar y evitar que esa gigantesca bola exista?.

¿Quién la necesita?.

No debes tenerla en tu vida. Los pensamientos negativos, te alejan del bienestar.

¿Qué debes hacer?.

Sencillo, dejar de buscarle las 17 patas al gato.

Te explico un poco más. Sé que todavía no me crees, entonces tengo que convencerte.

Cómo lograr que no pienses tanto

Vamos por partes, lee y después piensa.

1. Lo que piensas no es la realidad

Tus pensamientos no te definen.

No son lo que eres, no son definitivos, no son una ley.

Entonces no los conviertas en eso.

TU SUEGRA NO TE ODIA, SOLO PORQUE AYER NO TE CONTESTÓ EL SALUDO.

Tal vez no te escuchó. Si actúas según ese pensamiento, cometerás un error.

Porque son tus acciones y comportamientos lo que te hacen ser quién eres y le dan forma a tu vida.

Así que desecha todo lo malo que pasa por tu cabeza.

¿Te preocupa la actitud de tu suegra?.

Pregúntale qué tiene, no saques conclusiones de las que luego te arrepentirás.

Eso detendrá la bola de nieve y te librará de muchos problemas.

Seguro cuando piensas que vuelas cómo pájaro o nadas como sirena en seguida lo descartas porque sabes que es fantasía.

Por el contrario cuando empiezas a pensar en todo lo que puede salir mal y todo lo que tienes que hacer, ese pensamiento sí te lo crees.

Lo mantienes en tu mente, le haces un trono y lo aplaudes hasta que ya no puedes más.

¡No debes seguir viviendo así!

Si Capitana Marvel le hubiese hecho caso a sus pensamientos negativos, los Vengadores no existirían. ¿Ya viste la película?.

Cómo defenderte de los pensamientos

Trabaja tu autocontrol, te explico:

¿Por qué no puedes decidir qué pensamientos se quedan o se van de tu mente?.

¿Será que tienen su propio control?.

Imagina que todo tu cuerpo se manejara así.

Comes solo lo que te provoca, haces solo lo que quieres, te vistes con lo que se te antoje.

Yo estaría muy gordo, siempre en pijamas y pegado a una computadora viendo series, películas.

Entonces es hora de ajustar los pantalones de tu cerebro y tomar el control.

Decide qué pensamientos habitarán en él y cuánto tiempo los dejarás que estén allí.

Una buena idea es que pienses en bienestar.

Por supuesto que esto no se logra de la noche a la mañana, lleva tiempo, trabajo y mucha práctica.

Comienza pensando solo cosas buenas por veinte minutos cada mañana al despertar y antes de irte a dormir.

Concentra tu atención en tu respiración, cuando venga un pensamiento sustítuyelo por una palabra que te de paz.

Sigue haciéndolo durante todo el tiempo, todos los días, este será como el entrenamiento de tu mente.

Así como vas al gimnasio para ejercitarte y estar fortalecido para tu vida.

Durante el día trata de hacer lo mismo, cambiando un pensamiento obsesivo por paz.

No es fácil, pero una mente fortalecida merece mucho la pena.

Haz la prueba y verás que bien te va.

Después me cuentas qué te pareció la película.

Comentarios de Facebook
Categories APRENDE