Los 5 mejores consejos para que tu liderazgo no se estanque

Basta googlear la palabra “liderazgo” para que te aparezcan unos 52.900.000 resultados en solo 0,44 segundos.  El contenido es diverso: entradas de blog, podcast, vídeos en Youtube. Y sé que con esa cantidad de información me dirás: “ya sé todo lo que necesito saber sobre el tema”,  a lo que yo te respondería: ¿cuánto de ese contenido realmente aplicas?” Aquí te doy 5 tips para que liderazgo crezca continuamente y se convierta en algo más que lindas palabras:

1. Está bien aprender, pero está mejor aplicar

Sí, hay cientos de cursos, talleres, artículos y podcast que puedes consumir para aprender lo último en liderazgo, pero de nada sirve si realmente no aplicas eso aprendido. Más que teoría lo que necesitas es práctica. Por muy insignificante que sea lo que hayas aprendido, ponlo en práctica con tu equipo. ¡Deja de leer por un momento y acciona!

2. La clave es el autoconocimiento

Desarrollar autoconocimiento es imprescindible si quieres mantener tu crecimiento como líder. Evaluar continuamente cuáles son tus fortalezas para potenciarlas y cuáles son tus debilidades para controlarlas, es vital. La mejor forma de hacerlo es fomentando una retroalimentación con tu equipo de trabajo. De hecho, una investigación apunta que el 80 % de los líderes califican su gestión muy por encima de lo que su equipo de trabajo considera. Moraleja: para saber realmente la eficacia de tu gestión, pregunta a tu equipo y escúchalos.

3. Bájale a los consejos

Haz leído y experimentado tanto que caes en la tentación de dar consejos a diestra y a siniestra. Antes de disparar soluciones cual francotirador, escucha y más bien motiva a tu equipo a encontrar soluciones. Ayúdales a descubrir la respuesta por sí mismos.

4. Más que discursos

Hay algo que convence más que la palabra, el ejemplo. Más allá de dar discursos emotivos una y otra vez, enseña con tus acciones. Las palabras motivan unos minutos, pero tu comportamiento y tus acciones indicarán la pauta a tu equipo y te aseguro los resultados se mantendrán en el tiempo.

5.  El talento es importante, la disciplina más

Ya se despejó la incógnita: los líderes no nacen, se hacen. De hecho, un estudio de Leadership Quarterly afirma que solo el 24 % del liderazgo proviene del ADN, mientras que el 76 % se aprende o desarrolla. Sé disciplinado e intencional en desarrollar habilidades que potencien tu gestión.

Recuerda un buen líder se hace con la práctica y se potencia con las ganas de aprender. Sé humilde, escucha a tu equipo y acciona. Cuéntame, ¿cómo calificarías tu liderazgo?

Tu amigo y mentor,

Jürgen Klarić.

Comentarios de Facebook