Lo que no sabías del miedo detrás de una compra

Todo lo que compras sirve para reducir tus niveles de miedo a algo en específico. Es un hecho: cuanto más temor tienes, eres más consumista. Los bienes materiales son creados para cubrir inseguridades y vacíos que se generan en distintos momentos de la vida. En mi libro Véndele a la mente, no a la gente explico la naturaleza de esos vacíos.

Las sociedades pierden progresivamente sus valores fundamentales. La gente siente la carencia de algo que antes formaba parte de ellos y buscan con qué apagar esa sensación. Por eso consumen. Ahí es donde entras tú: ofréceles productos que cambien y mejoren su vida.

Más contenido de Jürgen Klarić ↓

 

No hagas trampa

Una trampa antiética es generar miedos en el consumidor que lo lleven a comprarte. Esto no te hace un buen vendedor. Sé honesto. Plantéate como objetivo conocer los temores de alguien que podrá convertirse en tu cliente. Tú vas a darle la solución para mitigarlos.

Tienes en tus manos la oportunidad de cubrir las necesidades e inseguridades de las personas. Pregúntate cuáles son los miedos que cargan tus posibles consumidores. Prepara el discurso y la estrategia que les asegurará que si te compran, sus inquietudes se van a minimizar.

Un ejemplo

¿Tú crees que el maní se compra en el supermercado por miedo? La respuesta es sí y te voy a explicar por qué. Pero antes de que sigas leyendo, te reto a que pienses en el motivo.

Bueno, aquí viene la explicación. El temor ahí es perder energía. El maní es un alimento barato, rico, fácil de comer en todas partes y con aceites vegetales saludables. Lo compras porque sabes que te da energía. No lo compras sólo por hambre, porque en todo caso podrías elegir pan o galletas.

Conoce los miedos para acercarte de forma comprensiva y empática a los clientes. El más común es no tener la aceptación social, pero es sólo uno entre miles. Lo que las personas buscan son productos que llenen los huecos que generan los miedos. Conocer esto te hará perfeccionar el mensaje con el que les vas a presentar lo que vendes.

Para profundizar más en este tema y en contenido relacionado, puedes comprar acá mi libro Véndele a la mente, no a la gente. 

Comentarios de Facebook