La ciencia revela cómo mantener la juventud de tu cerebro

El cerebro humano mantiene su flexibilidad y su plasticidad por mucho más tiempo de lo que imaginamos. Esto es lo que te permite seguir aprendiendo cosas nuevas.

Tradicionalmente, se pensaba que el cerebro terminaba de desarrollarse a los 18 años. Después de eso, ya no había cambios por hacer. Esto quería decir que te quedabas con la personalidad que desarrollaste hasta ese momento. Pero estudios recientes muestran resultados distintos.

La ciencia ha descubierto que el cerebro se moldea y cambia su forma de acuerdo con todo lo que experimentas hasta los 25 años. “Entre los 25 y los 65 años, puedes realizar algunas actividades para mantener la plasticidad de tu cerebro”, afirma la neurocientífica Tara Swart.

Aun si comienzas a hacer estas actividades a los 40 años, estás a tiempo para disminuir el efecto del deterioro cerebral, que es natural entre los 65 y los 70 años. Aquí hay algunas recomendaciones:

1.- Dormir bien

Recuerda que el descanso es el que renueva tu energía. No sólo se trata de la física, sino también de la mental. Tu cerebro no deja de trabajar en ningún momento, pero lo hace en distintos planos.

Cuando dejas de forzar conscientemente las ideas, como sucede cuando duermes, es más fácil que hagan conexiones que no habías descubierto. Puedes conocer también cómo duermen los empresarios exitosos.

Más de Jürgen Klarić ↓

 

2.- Realizar ejercicios aeróbicos y tener una dieta que nutra tu cerebro

El ejercicio y la alimentación van de la mano. Los estudios de las National Academies of Science, Engineering & Medicine (Academias nacionales de ciencia, ingeniería y medicina) señalan que la evidencia científica reconoce la importancia del ejercicio físico y una buena presión arterial a mediana edad.

Va a ser muy difícil que tu cerebro se mantenga ágil cuando seas mayor si tu cuerpo va a tener que enfocar su energía para suplir sus descompensaciones. Disminuye el consumo de sal. Sal a caminar o a correr. Ejercita también tu cerebro descubriendo caminos y después trazando nuevas rutas.

3.- Tener relaciones sociales saludables

Enfrentarte con personas tóxicas es muy desgastante. Consumen energía que necesitas para enfocarte en tareas verdaderamente productivas. Refuerza las relaciones que te animan para seguir aprendiendo.

Rodéate de aquellos con quienes tu mente no esté en constante tensión. Puedes seguir algunos consejos para lidiar con personas tóxicas.

5.- Aprender algo nuevo

Repetir una y otra vez los mismos ejercicios que prometen aumentar tu agilidad mental se vuelve inútil. Dejan de ser un desafío para el cerebro. Mejor busca aprender una nueva habilidad fuera de tu zona de confort.

Las mejores herramientas para un cerebro adulto son aprender un nuevo idioma o a tocar un instrumento musical. Son actividades que exigen un alto nivel de concentración. Obligan a tu cerebro a adaptarse y ejercitar su flexibilidad. Usar la memoria hace que el cerebro crezca.

Comentarios de Facebook