Formas diferentes de alcanzar tu meta

Pasar del sueño a la realidad es difícil pero no imposible. Podemos tener una gran idea y hasta un plan para llevarla a cabo, pero nos cuesta trabajo empezar. Ese es el verdadero desafío, comenzar a trazar tu camino. Si los métodos tradicionales no te funcionan, aquí te van otras formas.

1.- Convierte tu autocrítica en crítica constructiva

Trabaja para mejorar día a día. En las noches, pregúntate si hiciste todo lo que pudiste. Sé sincero contigo mismo y podrás encontrar qué puedes mejorar. Al siguiente día, haz los cambios necesarios para que no te vuelva a pasar.

2.- Fija plazos dependiendo del esfuerzo que te exige la tarea

En lugar de fijar metas en un determinado tiempo, hazlo pensando en el esfuerzo. Es normal que establezcas fechas de vencimiento en el desarrollo de un proyecto. Pero igual de normal es que veas el límite de tiempo a la vuelta de la esquina y aún no hayas terminado.

Puede ser que no sepas cuánto te tardarás en concluir cada parte del proyecto. Comienza a trabajar y, ya que tengas una idea de cuánto te toma terminar, pon tu fecha límite. Así será más realista.

Más contenido de Jürgen Klarić ↓

 

3.- Fija metas por 90 días

Si tienes plazos más cortos pero seguidos, te limitas a hacer una cosa a la vez. Es una forma de engañar a tu cerebro; ves el final cerca y te sientes bien por terminar una tarea. Esto se repetirá en tu próximo ciclo de 90 días. Así podrás hacer cuatro tareas a lo largo del año.

4.- Disciplina tus hábitos

Muchas veces, sino es que siempre, ponerte una meta significa cambiar hábitos. Pero todos sabemos lo difícil que es comer sano cuando te la pasas en las garnachas. Intenta tener un mantra, una frase que te repitas cada que tengas que hacer algo que no quieres.

5.- Ve el vaso medio lleno

Con esto me refiero a buscar mejorar lo que ya tienes, en lugar de enfocarte en lo que no. Es una buena forma de empezar y verás que poco a poco irás ganando terreno.

Comentarios de Facebook