¿Es posible emprender en pareja?

La pregunta del millón de dólares: ¿se puede emprender en pareja? Sí, claro. ¿Es para todo el mundo? Lo dudo.  Si el estar en pareja ya es todo un reto -uno muy bueno si estás con la persona correcta-, emprender lleva ese desafío a un nivel mayor. Aquí algunos consejos si estás planeando iniciar un negocio junto a tu compañero/a de vida:

1. Establecer la visión

Si en una organización cualquiera es vital tener una visión clara, en un proyecto o emprendimiento dirigido por ambos aún más. Los dos tienen que tener claro cuál es el norte a seguir y el porqué lo están haciendo.  Esto no significa que deben estar de acuerdo en todo, pero sí que deben alinear sus acciones hacia el mismo objetivo.

2. Complementarse es la clave

Cada uno tiene su propio background; fueron criados por personas muy distintas, se desarrollaron en contextos diferentes y cada uno tiene un cúmulo de experiencias particulares. Esto les dota a cada uno de habilidades y conocimientos que pueden complementarse. Para esto es clave el autoconocimiento.

La mayoría de las parejas están conformadas por miembros con temperamentos distintos, esto sucede por supervivencia. Si los dos fueran buenos en las mismas cosas, se relacionaran igual o se comportaran similar todo el tiempo, probablemente tendrían también las mismas debilidades y allí ninguno de los dos podría ayudar al otro. Te doy un ejemplo: si tu pareja es buena dando estructura a las cosas y tú, en cambio, eres bueno en las ventas, no exijas al otro que sea bueno en una área que no se le dé con naturalidad y más bien apóyalo, bríndale valor con tus habilidades y reconoce también su aporte.

3. Definan límites

Aunque es un mito que se puede separar lo personal de lo laboral al 100 %, si se establecen límites y horarios es posible equilibrar un poco el asunto y hacer todo más llevadero. Este punto puede ser un poco más complejo para las mujeres, ya que por lo general suelen tener más tareas domésticas en el hogar y la crianza que los hombres. Lo importante es que entre ambos puedan dividir de forma equitativa los roles en ambos lugares.

4. Tener espacios como individuos

Al trabajar y vivir con la misma persona se puede correr el riesgo de perder identidad como individuo. Sean ambos intencionales para apartar un porcentaje de su tiempo semanal para invertir en sí mismos, para hacer alguna actividad de interés en solitario o para compartir espacios con sus amigos.

5. Tener espacios como pareja romántica

También es importante sacar tiempo y espacio, más allá de la rutina del trabajo y los quehaceres del hogar, para ustedes como pareja; compartan tiempo de calidad para desarrollar su intimidad emocional y sexual.

6.  Finanzas claras

Si se emprende en pareja las responsabilidades y las ganancias deben ser compartidas. Lo mejor es que uno de los dos en principio se encargue de administrar el dinero, al menos hasta que puedan contratar a un contable. Eso sí,  siempre de forma transparente y clara para el otro, valorando el rol de cada uno en la organización equitativamente.

No te miento es todo un desafío hacerlo, pero puede ser la mejor aventura si ambos le echan ganas. Cuéntame, ¿has intentado emprender algo con tu pareja?

Tu amigo y mentor,

Jürgen Klarić.

 

Comentarios de Facebook