Emprendedora revela 13 formas de invertir en ti mismo para ser exitoso

Payal Kadakia, una exitosa emprendedora que fundó una academia de baile para personas muy ocupadas, está convencida que perseguir tus sueños profesionales y alcanzarlos está estrechamente vinculado a tus hábitos y pasatiempos. La empresaria sostiene que mientras más alimentes tu ser, más posibilidades hay que cristalices tus metas laborales.

Para la joven hindú era muy difícil encontrar horarios flexibles que le permitieran desarrollar su gusto por la danza a la par de su carrera profesional, por lo cual en 2011 decidió crear  ClassPass, una organización que permite reservar de forma rápida y sencilla variedad de clases de danzas y otras artes en horarios muy flexibles.

ClassPass, que inició en Nueva York  ahora tiene presencia global en 48 ciudades de todo el mundo, un equipo de más de 200 empleados y más de 35 millones de clases reservadas de 244,400 clases para probar.

Aquí 13 claves que ella recomienda para sacar aprendizajes de tus propias experiencias, invertir en ti mismo y hacer crecer tu emprendimiento basados en una entrevista dada al portal  Entrepreneur:

1.- Empieza el día con buen pie

Kadakia dijo “Como emprendedor estás tratando de resolver constantemente lo que nunca se ha resuelto, corriendo de cabeza todo el tiempo. Es tan fácil quedar atrapado en los problemas diarios.  Por eso es vital comenzar el día con una taza de té caliente y una actitud positiva te ayude a acercarte a tu objetivo. Empieza el día creyendo que hoy podrás resolver los desafíos que se te enfrenten”

2.- Termina el día con broche de oro

Siempre es bueno terminar el día en buena compañía, con las de tus seres queridos. “Para mí, no hay mejor manera de terminar el día que con la persona que aporta la mayor sensación de calma y perspectiva a mi vida: mi esposo”.

3.-  El secreto está en la innovación, tiempo y toma de decisiones

Estar en una startup es muy diferente a estar en una gran empresa donde las decisiones tienden a tomarse lenta y cautelosamente. Si se mueve demasiado despacio en un inicio podría estar fuera del negocio al día siguiente. El libro “Hazlo más rápido” de David Cohen y Brad Feld nos proporcionaron información y contexto a medida que equilibramos la velocidad y la innovación con pensamiento.

 

Más contenido de Jürgen Klarić ↓

4.- Mantén el enfoque

Una buena forma de mantener el enfoque es que una vez a la semana te detengas para apuntar todos tus pendientes y objetivos a corto plazo, así tendrás el panorama más claro. “Todos los domingos por la noche anoto las metas para la semana y las reviso a diario para ver qué hice y qué no”.

5.-Mira en retrospectiva y encontrarás tu pasión

Muchas veces nos angustiamos por no saber cuál es nuestra pasión, pero lo cierto es que ella desde pequeños nos está dando pistas de su paradero. “En tercer grado construí un estadio modelo llamado Payal’s Palace of Arts, con una pista de patinaje sobre hielo y un espacio para el baile. Si bien no tenía un sentido claro de lo que quería ser cuando fuera grande, creo que, en retrospectiva, la pista era un presagio de un futuro que combinaría mi creatividad y el baile con mi pasión por emprender”.

6.-Aprende hasta de los malos jefes

Todo enseña, hasta los malos ratos y los jefes más ruines. “Aprendí que me gusta trabajar para mí. También aprendí a motivar a mi equipo con una actitud positiva entusiasta. Aprendí la importancia de alertarlos para que se dieran cuenta de su propio potencial. Creo que tener un gerente débil te enseña a ser más fuerte: sabes muy bien lo que no debes hacer y por qué”.

7.- Todos tienen algo admirable

Si tienes la actitud correcta puedes ver extraordinarias cualidades en personas comunes y corrientes. No siempre los grandes ejemplos vienen de personas famosas del medio. “Mi mamá, que es muy disciplinada y nunca descarta nada. Ella nunca se alejará de un desafío, no importa cuán grande sea. Ella aborda cada obstáculo como una oportunidad de crecimiento. La respeto mucho y aspiro a replicar su ejemplo”.

8.- Relaciónate

Trata siempre de conocer nuevas personas y de enriquecerte de sus experiencias. Copia lo bueno, filtra lo malo, pero siempre ten disposición de escuchar y aprender de otros. “En el verano de 2010 fui a San Francisco. No me gustaba mi trabajo y estaba tratando de descubrir qué hacer a continuación. Mientras estuve allí, conocí a varios empresarios increíbles. Al escuchar sus historias, me di cuenta de que yo también podría ser un emprendedora. Decidí ponerme un desafío: en dos semanas tenía que tener una idea y lo hice. Luego,  treinta y seis horas después estaba buscando una clase de ballet y tuve la inspiración para ClassPass”.

9.- Que cada cosa que hagas sirva para inspirar

Sea lo que sea que hagas piensa que tu producto o servicio puede generar una emoción en otro. Cuando tienes claro eso, no solo tendrás un enfoque más claro de lo que debes hacer, también disfrutarás más el proceso. “Me gusta hacer que la gente sienta algo. Ya sea que esté creando productos para ellos o para que los vean, quiero despertar sus emociones,  generar nuevas perspectivas que inspiren a las personas a descubrirse de una manera nueva”.

10.- Invierte en ti

Nadie invertirá en ti o en tu proyecto si tú no lo haces primero. Nadie se comprometerá en tu sueño si tú no lo haces primero. “Un día busqué ayuda en mi mentora personal,  Anjula Acharia, y ella me dijo que la única forma que invertiría en mí era si primero invertía yo. Me explicó que no podía esperar que ella o cualquier otra persona invirtiera en mí si no invertía en mí misma”.

11.- Nunca dejes tus pasatiempos a un lado

No dejes de hacer aquello que te oxigena, que te hace reír y relaja. Nunca sacrifiques esos espacios, pues te darán la energía para afrontar tus retos diarios. “Algunas personas pensaron que debía dejar de bailar, porque lo vieron como una distracción de ClassPass. No podrían haber estado más equivocados. Seguir bailando me proporcionó la inspiración para mi emprendimiento y hoy es la mejor forma de nutrir mi alma y conseguir ideas innovadoras para mi empresa”.

12.- Vence el agotamiento con estrategia

“Recomiendo prevenir el agotamiento de tres maneras: uno, sé apasionado por lo que haces. Esto hace que las largas horas valgan la pena. Cuando haces lo que amas no lo verás como un trabajo. Dos, sé intencional en tus acciones. Prioriza sin piedad, elimina las obligaciones y concéntrate solo en lo que realmente importa. Tres, rodéate de un equipo increíble.  Te estancas quemamos cuando tratas de hacer todo por ti mismo. Trato siempre de rodearme de personas increíbles y capaces que están facultadas para hacer su mejor trabajo. De esa forma, nos apoyamos mutuamente y logramos más juntos de lo que nunca podríamos hacer solos”.

13.- La creatividad llega cuando estás en movimiento

Rara vez, por no decir que nunca, la creatividad llega mientras estés parado. “Cuando tengo un bloque creativo, ¡me muevo! Voy a bailar, corro a una clase de ejercicios. Cambio mi entorno y hago que fluyan los jugos creativos”.

Comentarios de Facebook