El software que ha salvado a más 2.000 niños de la explotación infantil

El actor estadounidense Ashton Kutcher no solo es conocido por sus populares interpretaciones en la televisión y el cine, también por usar su interés y conocimiento y tecnología en un emprendimiento social que ha salvado la vida de más de 2.000 niños de la explotación sexual. 

Spotlight, como nombró el proyecto el actor, se trata de un software de análisis que encuentra a víctimas y explotadores de trata de personas a través de información hallada en internet.

El programa, que en  seis meses ya  ha salvado a 6.000 personas del tráfico humano, busca y analiza los anuncios de prostitución e intercambio de humanos. De esta forma detecta quiénes son las personas que hay detrás del delito y si las víctimas son menores de edad.

 

      Más contenido de Jürgen Klarić ↓

 

Convencido por la causa

Pero Kutcher no se conforma solo con el software y se ha convertido en un activista por los derechos de los niños y ha presentado el proyecto al senado de los Estados Unidos su proyecto con un contundente discurso. “He visto el vídeo de una niña, que tiene la edad de mi hija, siendo violada por un estadounidense que hacía turismo sexual en Camboya. Estaba tan condicionada por su entorno que se pensaba que estaba jugando”.

Su objetivo es obtener apoyo del Estado para crear políticas públicas que contribuyan al freno del flagelo.

El actor, junto a su exesposa Demi Moore, creó  Thorn: Digital Defenders of Children en 2009, una fundación que hace uso de la tecnología para frenar la explotación y abuso sexual infantil. “He conocido a víctimas traídas desde México, víctimas que viven en Nueva York, en Nueva Jersey… están por todo nuestro país”.

En el ultimo año, Spotlight ahorró a la policía el 60 % de su trabajo de investigación, convirtiéndose en el mayor azote contra los traficantes de seres humanos en el país.

El software ya actúa en los 50 estados EE UU y es utilizado por más de 4.000 escuadrones policiales. Hasta el momento encontrado 6325 víctimas oficiales (1980 menores de edad) y 2186 traficantes.

Sin duda, este es un claro ejemplo de cómo la tecnología y la influencia puede ser empleada para traer esperanza a centenares de familia. Un aplauso para él.

Comentarios de Facebook