El mundo antiguo demuestra que las mujeres son buenas analistas de riesgo

Los analistas de riesgo existen desde los inicios de la civilización y eran mujeres. Claro que tenían otro nombre, oráculo, todo aquel que necesitaba un consejo habla con ellas. Eran tan importantes que fueron decisivas para ganar la guerra contra los persas. Ellas vivan en el templo de Apolo, dios griego de las profecías, al pie del monte Parnaso. Las élites políticas iban a pedirles consejos, en especial a la sacerdotisa más sabia, la anciana Pitia.

Pitia comparte muchos rasgos con los mejores analistas de riesgo de hoy en día. Pues tienen distancia física, emocional e intelectual del poder, lo que les permitía hacer un buen análisis. Los oráculos eran mujeres escogidas de un grupo educado y conocedor del mundo. Esa mezcla de educación, conocimiento del mundo y aislamiento pero sin perder la conexión del todo con la élite política es lo que deben tener los analistas de hoy. Pues si no se distancian de la acción no podrán estudiar los movimientos y trazar un curso fijo hacia la dirección que quieren.

Más contenido de Jürgen Klarić ↓

En la guerra entre los ateneos y los persas, las élites políticas fueron a ver a Pitia y pidieron su consejo para ganar la guerra. Su respuesta, como le dijeron los dioses, fue que debían hacer un muro de madera. Esto llevó al triunfo de los ateneos, pues Temístocles, quien hizo la interpretación, puso en marcha la batalla naval de Salamina.

Comentarios de Facebook