Deja de sabotearte, aprende cómo tomar mejores decisiones

Tomar decisiones no es tarea fácil especialmente cuando tienes opciones.

Te paralizas porque todos los caminos parecen correctos.

Pero si escoges mal puede implicar un error fatal.

Entonces evades, te saboteas y evitas estas situaciones que son las que te hacen grande.

Lo más importante en estos casos es hacer algo y seguir adelante.

Decidir se vuelve más fácil con la práctica.

Aunque pareciera que tu vida depende de cada decisión que tomas, no siempre será así.

Tienes permiso de equivocarte y enmendar tu error.

¿Cómo tomar decisiones sin volverte loco?

Piensa en alguna decisión importante que tengas que tomar en el futuro.

Por ejemplo: tu carrera, trabajo, el lugar donde vas a vivir o tener hijos.

Pierdes demasiado tiempo y energía pensando en qué hacer al respecto.

No debería ser tan complicado.

Tu mente empieza a sabotearte con tantos escenarios que todo se vuelve oscuro.

Para hacerlo más sencillo limita tus opciones.

Reduce a dos o tres propuestas por las cuales escoger.

Es como cuando lees una información y resaltas lo que te interesa.

Verifica lo que sea urgente y deja lo demás para después.

Trucos que te ayudarán a decidir bien

Estos trucos son muy efectivos.

Piénsalo:

– Cuando estés analizando un escenario, toma un tiempo para recuperarte, toma breaks durante el día o la semana.

– Establece un número de decisiones que tengas que tomar por día.

Y como último recurso cuando no sepas qué hacer pregúntate:

¿Es esto posible?, ¿Puedo mantener esta decisión en el tiempo?

Si la repuesta es sí, será más probable que sea una decisión inteligente a largo plazo.

Como te dije al inicio, esto no es fácil, pero sí puedes hacer el intento para hacerlo mejor.

Si te sigues saboteando nunca avanzarás.

Comentarios de Facebook