¿Cuánto dinero necesitas para comprar la felicidad? La ciencia ya tiene la respuesta

Siempre digo: “Si el dinero no compra la felicidad, la pobreza ni siquiera la alquila”. Créanlo o no, el dinero sí influye en tu bienestar emocional y físico. Si todavía tienen dudas acá les dejo los resultados que arrojó una investigación realizada por la Universidad de Purdue y la Universidad de Virginia.

El equipo de psicólogos de ambas universidades revlearon que el ingresode las personas que experimentan una mayor satisfacción en su vida ronda entre los $ 95,000 USD.

La investigación también apunta que aquellos que quieren conformarse con un bienestar emocional deben ganar entre $ 65,000 a $ 75,000.

¿Entonces entre más dinero tengamos más felices somos?

La información que los investigadores analizaron para llegar a esta conclusión se sustrajo de Gallup World Poll, una organización reúne estadísticas de 1.7 millones de personas en 164 países. Para el estudio se analizaron variables como el poder adquisitivo y la satisfacción con la vida.

Otro dato curioso que arrojó la investigación es que una vez que las personas superan los $ 95,000 en ingresos, su satisfacción empieza a disminuir.

  Más de Jürgen Klarić ↓

 

¿Por qué?

Los investigadores deducen que una vez que se cumple su “punto óptimo de necesidades”, es decir,  los ingresos suficientes como para cubrir sus necesidades básicas; pagar sus deudas y pagar ciertas comodidades sin salirse del del presupuesto, su enfoque cambia a ganancias materiales y comparaciones sociales. Una postura que no le hace ningún bien a nadie. 

Ahora bien, ¿cómo mantener ese bienestar emocional sin caer en el lado oscuro cuando nuestras finanzas crecen?

 1. No dejes de rastrear tus gastos

  Cuando todas las cuentas están pagas se suele caer en la tentación de no contabilizar nuestros gastos. Y aunque no es necesario realizar un seguimiento riguroso de cada cosa adicional que compre, sí es muy bueno tener una idea general de lo que se puede gastar cada semana sin exagerar. 

2. Recuerda que tus objetivos no tienen que ser los mismos que los demás

Si eres de los que sufre de envidia cada vez que alguien sube en sus redes sociales el nuevo auto que compró o subió una foto en el exótico restaurante que aún tú no visitas, piensa que tal vez tus objetivos e intereses no son los mismos. No se trata que tú no puedas darte el gusto de hacerlo, pero centrarte en esta premisa te ayudará a no entrar en una competencia sinfín que, por mucho dinero que tengas, nunca podrás ganar.

3. Antes de tomar una decisión que implica un gran gasto para ti, prueba

 Si estás pensando comprar un apartamento más grande o un carro más nuevo, prueba primero el efecto que un pago mayor tendría en tu presupuesto. Finge por dos o tres que debes pagar lo que valdría hacer una inversión de esa magnitud y piensa si realmente ese gasto te generaría bienestar o no. Esta experiencia te ayudará a tomar decisiones más conscientes sobre el uso de tu dinero y si realmente el esfuerzo lo merece o es un gasto simplemente de ego.

Comentarios de Facebook