¿Cuál es tu camino al éxito?

Cada quien tiene su versión del éxito y por eso cada camino a él es diferente.

Pero estás acostumbrado a hablar del éxito como si fuera algo predefinido.

Como si se tratara de una receta de cocina.

Si aplicas esta fórmula, el éxito llegará a ti.

Pero no es magia ni llega de la noche a la mañana.

Se trata más bien de pasos que vas dando en un camino que vas forjando.

Construyendo, según tus creencias, vivencias, valores y modelos a seguir.

Es un camino que se adapta, tiene curvas, obstáculos y puede cambiar según lo que te guste.

No tiene nada que ver con el camino del otro. ¡No los compares!

Conoce el camino del éxito

Mientras vas hacia el éxito, encontrarás momentos que te llenarán de orgullo y alegría.

Logros profesionales, financieros e incluso personales.

Pero solo son la sombra del éxito.

Desafortunadamente es fácil dejarse distraer por la sombra de lo que realidad buscas.

Suele ser más cómodo y agradable.

Pero es solo un extracto de lo que quieres, así que no debes detenerte.

Para saber cuál es tu camino para el éxito es bueno hacerte esta pregunta:

¿Si fueras exitoso cómo te sentirías en la vida?

Evita usar las medidas tradicionales para definir el éxito.

Estándares como dinero, tiempo o cualquier cosa cuantificable.

Enfócate en lo que te gustaría sentir, no es tan fácil ¿cierto?

Hasta que no lo tengas claro, seguirás persiguiendo una ilusión.

En lugar de estar trabajando por aquello que realmente quieres ser.

Para ayudarte con esta ardua labor, puedes empezar preguntándote por qué quieres aquellas cosas que según tú definen el éxito.

Por ejemplo:

¿Por qué quieres 100 mil millones de dólares en el banco?

Sin tener esta respuesta, estarás trabajando por un número y no por construir una vida.

Dependerá de cada quien, pero el éxito puede ser vivir tu vida en tus propios términos.

Por supuesto, que en cada uno de estos escenarios y en muchos otros, la libertad financiera es necesaria o facilita mucho el camino.

Pero no significa que sea el fin último.

Entonces para saber cuál es tu camino, empieza por escribir qué es lo que necesitas para conseguir el éxito.

Pero no te olvides de acompañar cada uno de esos qué con un por qué.

Si no, caminarás sin rumbo.

Comentarios de Facebook