Cuál es la mejor forma de despejar tu mente según la neurociencia

Pocas personas van a decirme que no utilizan el multitasking al trabajar. Es muy fácil tener varias ventanas y pestañas abiertas a la vez, y saltar de una a otra. Pero, ¿de verdad es el mejor método para ser más productivos?

Estudios de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA) señalan que en realidad la capacidad de concentración se reduce con el multitasking. Entonces, aunque hagas muchas cosas a la vez, no obtendrás los mejores resultados en cada tarea.

Ahora, la mente necesita cambiar de foco de atención cada cierto tiempo. Esto no es pretexto para cambiar de tarea diez veces en una hora.

Tampoco significa que vas a estar viendo videos y revisando las redes sociales a cada rato. El neurocientífico Daniel Levitin asegura que hacer esto consume glucosa. Éste es precisamente el nutriente que necesitan las neuronas para un funcionamiento óptimo.

Más contenido de Jürgen Klarić ↓

 

Los estudios de Levitin muestran que las personas que se concentran en una tarea a la vez “hacen más y sus producciones suelen ser más creativas y de mejor calidad”. Te dejo acá tres alternativas para despejar tu mente:

1.- Sueña despierto

Las pausas son buenas para el cerebro. Así recupera todos los nutrientes que necesita para mejorar los procesos cognitivos. No se trata de quedarse quieto y divagar en tus pensamientos. Sal a caminar, escucha música o lee algo que no tenga que ver con el trabajo que estás realizando.

Una recomendación es hacer una pausa de quince minutos cada dos horas de trabajo. Y entre esas dos horas, puedes tomarte cinco minutos después de cada 25 minutos de concentración.

2.- No le temas a un momento de aislamiento

Parece que ya no se puede vivir sin notificaciones, en la computadora o en el teléfono. Aunque no atiendas cada una al momento, ya invadieron tu tiempo de trabajo. Y ni qué decir si te gusta revisar y responder los mensajes en cuanto los recibes. Te toma minutos retomar la tarea donde la dejaste.

Un consejo: crea un espacio de aislamiento momentáneo. Sólo será en lo que terminas la tarea que estás realizando. Apaga cualquier distracción posible. Si eso significa apagar tu teléfono o ponerlo en modo avión, no tengas miedo de hacerlo.

3.- Recupera el control de tu tiempo

Pareciera una pesadilla quedarse sin conexión. Pero dime algo, ¿tú determinas cuánto tiempo vas a pasar en redes sociales o ellas determinan cuánto vas a dedicarle a tu trabajo? Todo está en la auto disciplina. Si crees que estás pasando tiempo en línea que podrías usar productivamente, toma medidas al respecto.

Aplica estrategias como eliminar las aplicaciones de las redes sociales de tu celular. Establece momentos específicos en los que vas a entrar desde el navegador para ver las notificaciones y mensajes que se hayan acumulado. Haz esto mientras se va disminuyendo tu necesidad de mantenerte conectado y disponible todo el tiempo.

Comentarios de Facebook