Conoce qué te hace especial para aprender a venderte mejor

Es común creer que ser diferente te hace especial y al serlo todo funciona como debería.

El mundo te envía mensajes incitándote a ello: “sé  diferente” o  “marca la diferencia”.

Pero no se trata solo de usar esos lemas en tu ropa, es preciso que trabajes en aquello que te hará resaltar en el medio de un millón de personas iguales.

Allí, en ese mismo momento, comienzas a darle forma a tu originalidad; ella te enseñará cómo venderte mejor.

Para lograrlo, es preciso que desarrolles ciertas características que están dentro de ti, pero que todavía no entiendes que son “aquello por lo que te diferenciarás”.

Por ejemplo: ser colaborador, gracioso, simpático u otra que te haga atractivo para el resto del mundo.

Lo que sí debes tener en cuenta es que tu diferencia no puede ser fingida. Es decir, si te quieres vender bien, entonces comienza por darle forma a lo que te hace genuino.

Te ilustro la idea con un ejemplo:

Vas a comenzar a vender helados y tienes que ofrecerlos bien porque hay mucha competencia.

¿Qué hace tu helado distinto?.

Ahí es donde te debes enfocar, en encontrar esa respuesta.

Puede ser un ingrediente secreto, el precio o la atención de quien despacha. En consecuencia, las personas habrán comprado un helado especial, en un lugar distinto atendido por gente maravillosa.

¡No les quedará ganas de ir a otro sitio!.

Eso es ser especial.

Cómo convertirte en “alguien especial”

El camino no es fácil, sobre todo porque requiere que tengas total conocimiento de tus habilidades. En algunos casos te llevarás ciertas decepciones. Sin embargo, todo se trata de atreverte.

Ser diferente o especial también significa pensar distinto y para ello se necesita coraje.

Porque es ir en contra de lo ordinario y eso también exige un esfuerzo.

Qué tal si haces este ejercicio:

  • Escribe en tu agenda aquello que consideras te hace diferente y analízalo.

Tal vez sea algo que te de vergüenza, miedo o te haga sentir menos, porque creemos que algunas diferencias no son tan buenas.

Pero las debes convertir en una ventaja. Un caso es que seas muy llorón (te calificas así), pero eso significa que eres una persona sensible y la sensibilidad es una característica maravillosa que pocos toman en cuenta.

Desde allí podrás conectarte con otros.

A pesar de que ello no es lo que te define te enseñará a demostrarle a los demás y a ti mismo que eres más de lo que ven.

Aprende a entender el mundo

Al estar en esta carrera, además, entenderás de qué está hecho el mundo.

Tal vez comiences a notar más basura de lo normal. Pero también debes conectarte con todos esos tesoros por los que la vida vale la pena.

Así que bien encaminado, tus diferencias te pueden regalar sentido de vida.

Eso te hace especial pero también te da la responsabilidad de hacer que otros descubran que lo son.

Porque resulta que cuando encuentras esa verdad, desde tu vivencia y experiencia tienes un deber:

Contárselo a otros para hacer de este un mejor lugar, esa es tu cuota de responsabilidad.

Todos, tú y yo, tenemos lo necesario para conseguir el éxito. No es algo que está reservado para un grupo de personas.

Aunque creas que no cabes en el molde de quienes alcanzan sus sueños, recuerda que cada una de tus habilidades, cualidades y diferencias, van sumando en tu camino.

Pensar así y vivir de esa manera, te hace ser especial. Cuando comiences a hacerlo un estilo de vida, podrás venderte mejor.

O conseguir todo lo que te propongas.

Comentarios de Facebook