Conoce los 7 pecados capitales de la generación Z

Si te quedaste en la generación de los Millennials te cuento que ya están pasando a la historia para dar paso a los digitales Z.

“Esta nueva generación, nacida en pleno auge de las redes sociales, iría desde los preadolescentes hasta los jóvenes de poco más de 20 años que comenzarían a entrar en el mundo laboral”, describe una profesora de comunicación de la Universitat Oberta de Catalunya, Mireia Montaña.

El mundo parece girar más rápido y con estos nativos digitales es más evidente.

Sin embargo siguen estando en este mundo y como todos, tienen ciertas características que podemos amar u odiar.

Conoce los 7 pecados capitales de la generación Z

 

 1.- Soberbia con chip tecnológico incluido

Son la primera generación en adueñarse de algo que se ha vuelto una necesidad básica para todos.

Es común escuchar a un niño Z decir “no entiendo porque le tengo que enseñar a mi mamá a usar el celular si lo tenía antes que yo llegara”.

Además, hay una cultura de desconfianza con respecto a lo que los jóvenes hacen con la tecnología.

Pero para ellos lo digital no es un medio, sino parte del contexto de su entorno y usan las plataformas de esa manera.

Así como la generación X iba a un café para despejar su mente, ellos al sentirse aburridos van a Snapchat.

2.- Gula o conectividad excesiva

Están siempre recalculando como el GPS, pendientes de cada actualización, producto o lugar nuevo que sale al mercado.

A veces van más rápido que las marcas  y el tiempo de espera es un insulto para ellos.

Están conectados con sus influencers, artistas, saben lo que usan, hacen o consumen y donde pueden ubicarlo.

3.- Para la ira un poco de autogestión

Cuando no tienen una guía a su nivel, el “DIY” (Do It Yourself) o hazlo tu mismo, reina. Se frustran al intentar aprender de manera tradicional.

Es difícil encontrar un maestro, mentor o coach que les lleve el paso.

Así que suelen buscar cómo hacerlo por YouTube, lo impresionante es que siempre lo encuentran.

 

Estos son los secretos de su mente

 

 4.- Lujuria: la era de los youtubers

Son voraces consumidores de YouTube, encuentra allí todo lo que su amplia curiosidad les exige.

Pero no solo eso, también generan su propio contenido, esta plataforma les permite colaboraciones, ampliación social y expresarse libremente.

Cosa que a otras generaciones les parecerá ilógica.

Que una persona se grabe jugando con sus nuevos juguetes, ¿puede ser algo útil?.

Pues si existe, alguna utilidad debe tener. En vez de juzgar, podríamos aprender y fomentar su curiosidad; por ejemplo.

5.- Avaricia o ambición por los negocios

Un 76% de estos súper digitales quieren convertir sus hobbies en un negocio.

Lo piensan desde temprana edad.

La mejor muestra de que el ser humano está preparado para evolucionar, mientras las generaciones antiguas se preocupan por la economía.

¿Cómo sería un mundo en el que todos trabajemos por lo que nos apasiona?.

6.- Envidia por la autorregulación

“Los sistemas responsables de la razón lógica maduran a los 16 años, pero los que involucran autorregulación se encuentran en desarrollo” explica Laurence Steinberg profesora de psicología de Temple University.

Quizás esta generación tenga las mejores ideas, pero todavía necesita del apoyo de otros para tomar decisiones correctas.

Su capacidad de discernimiento, de detectar el peligro, aún está en desarrollo y eso todavía no lo enseñan en YouTube.

7.- ¿Pereza o demasiada competencia?

En la generación de los Baby Boomers (nacidos entre 1946 y 1964) un título universitario y ganas de trabajar bastaban.

Desde los Millennials el mundo laboral parece ser una selva.

Necesitas demasiada preparación académica además de competencias y habilidades complicadas de desarrollar.

Pero queda la duda será una generación perezosa excusada por la era digital o habrán tenido que reinventarse en este mundo que parece aplastarlos.

Lo cierto es que están aquí, entre nosotros, en lugar de combatirlos, mejor aprendemos de ellos.

Porque tienen mucho por enseñarnos, son apasionados, disciplinados, inteligentes, colaborativos.

Invítales un café, llegaron para quedarse.

Comentarios de Facebook