Conoce las habilidades que debe manejar toda mujer emprendedora

Ser emprendedor es complicado y ser una mujer emprendedora lo es aún más.

Tener que manejar una variedad de habilidades sociales, intelectuales y emocionales resulta agotador.

Además en un mundo dinámico donde todo cambia debes estar en constante aprendizaje.

Tienes que especializarte en cada área de tu emprendimiento para ser profesional.

Pero, la tecnología, el bienestar, marketing y psicología, son mundos separados de los que también debes aprender.

Ahora imagina hacer todo eso tratando de verte bien, con un montón de hormonas que no puedes controlar, atendiendo a tus hijos y en tacones.

Ser una mujer emprendedora requiere de otras competencias que debes tomar en cuenta para poder lograrlo.

Aquí te dejo algunas de ellas:

Aprovecha tus diferentes círculos de amistades

Saca partido de las actividades en las que participas.

Asociaciones de vecinos, grupo de yoga, las mamás de tus hijos, tus amigos del colegio.

Muchas veces tu gran oportunidad de negocios, esa oferta de trabajo o nuevo gran cliente, se encuentra fuera de tu círculo interno.

Construye tu liderazgo de mujer emprendedora

La autora y conferencista Sheryl Sandberg indica que:

“Un mundo donde la mitad de los países y de las compañías fueran dirigidas por mujeres sería un mundo mejor”

Las mujeres concilian, tienden puentes, se ponen en los zapatos del otro.

Tiene habilidades por naturaleza que son necesarias para un emprendimiento.

Contrúyelas, úsalas a tu favor, estudia sobre ellas, conócelas y ponlas en práctica.

Conoce a las personas con las que trabajas

Usa tu intuición para entender a tu equipo, motivarlo e inspirarlo para que trabajen alineados.

Conoce a quien tenga actitudes de liderazgo, dale responsabilidades y aspiraciones para seguir creciendo.

Al igual que al creativo, déjalo expresarse y regálale momentos de libertad.

Sé amable

No seas grosera, sobre todo si trabajas prestando un servicio o atención a clientes.

Si tuviste un mal día es mejor que no vayas a trabajar.

Y si vas, sacúdete la negatividad.

No puedes controlar lo que pasa con los demás pero si cómo reaccionas frente a lo que sucede.

Trabaja en tu autenticidad

No escondas quien eres realmente, eso nunca saldrá bien.

Tal vez te cueste un poco sentirte cómodo con quién eres y quién quieres ser.

Pero una vez que lo hagas nunca lo escondas ni te sientas mal al respecto.

Te ha costado mucho llegar hasta allí como para además tener que simular.

Las anteriores son solo algunas de las habilidades en las que debes trabajar.

Así que toma las riendas y dale ese toque femenino a tu emprendimiento.

Te hará destacar.

Comentarios de Facebook