Conoce la fase uno del emprendedor y aprende cómo superarla

Si te sientes atorado en tu trabajo, como si no encajaras y quisieras ser tu jefe, estás en la fase uno del emprendedor.

Te sientes motivado para comenzar tu propio negocio y tienes excelentes ideas esperando que todas salgan bien.

Pero también estás confundido.

No tienes muy claro qué tipo de negocio empezar y hasta debes estar asustado.

Con miedo de dar ese primer paso porque además no tienes tiempo para hacer que suceda.

Todo eso forma parte de la primera etapa de todo emprendedor.

Estás aprendiendo a caminar, tienes ganas de dejar de batear e ir por más.

¡Felicidades!

Ese es tu primer llamado a levantarte del banquillo y salir al juego.

Eso que te está pasando, no le ocurre a todo el mundo. Aprovecha esta etapa de tu vida, porque te ayudará.

Estás descubriendo tus habilidades y destrezas.

Te estás entendiendo con ellas para que encajen en tu negocio ideal.

Cómo es el emprendedor en su primera etapa

Aquí sigo un poco con la descripción.

Te cuesta trabajo definir tus prioridades y arriesgarte a vivir sin un salario.

Es hasta normal que, al principio, dudes sobre la rentabilidad de tu idea de negocio.

Pero, seguro tu frustración como empleado va creciendo.

Quieres algo, sueñas con algo. Pero tu realidad te está llevando lejos de eso.

Como si tus metas te impulsaran hacia un lado pero tu trabajo te jala hacia el otro.

¡Entonces tienes que reaccionar!

No puedes seguir viviendo así.

Hazte las siguientes preguntas:

1. ¿Estás preparado para dar el salto?
2. ¿Cuando algo empieza a molestarte buscas la manera de solucionarlo?
3. ¿Prefieres seguir quejándote y sintiéndote miserable?

Estas respuestas te aclararán muchas cosas.

¿Cómo superar esta fase?

Primero debes aprender a manejar tu tiempo, usando estrategias que te permitan ser más productivo.

Puedes hacer una lista de cosas que necesitas para cumplir tus metas a largo plazo.

Pero debes estar pendiente porque tu mente se convertirá en tu peor enemigo.

Te asaltarán las dudas y te dará miedo ser tu mismo.

¿La solución?

Trabaja en una actitud mental realista, sin expectativas ni pesimismo.

Busca tu norte

Por último, pero no menos importante te falta dirección, lograr que tus ideas vayan en un mismo sentido.

Necesitas hacer una política de cero excusas contigo mismo. Eso te permitirá conseguir el éxito que deseas.

Así trabajé yo. Con la disciplina como compañera.

Ahora ya sabes lo que implica estar en la fase uno del emprendedor y qué hacer al respecto.

Por favor trata de no quedarte mucho tiempo, porque te llenarás de ira y frustración innecesaria.

Úsala como un impulso para darle forma a tus sueños.

Comentarios de Facebook