Conoce el poder de tu sonrisa y cómo te puede convertir en un ganador

Tu sonrisa tiene un poder que pocos conocen, incluso tu mismo no sabes nada de él.

Hoy el mundo es un caos total, las personas prefieren gastar más dinero en cremas antiarrugas, que invertir en su felicidad.

Eso les ocurre porque no tienen idea de lo que significa una buena sonrisa y todo lo que puedes lograr con ella.

Más allá de la evidencia científica, que es inmensa, la sonrisa es milagrosa en lo que a las relaciones personales se refiere.

Así que si quieres tener éxito en todo lo que emprendes, más te vale sonreír.

Porque si no lo haces, te quedarás en la fila de los amargados, viendo cómo los demás celebran sus triunfos.

Aprende a manejar el poder de tu sonrisa

Aquí necesito aclarar un punto para que no hayan malos entendidos:

Cuando me refiero a lo que puede hacer una sonrisa, solo estoy haciendo mención a las sonrisas reales.

Aquellas que nacen de un alma alegre.

Las otras, las prefabricadas en el espejo de tu baño, déjalas para los selfies de moda.

Tienes que obligarte a sonreír con sinceridad.

Tal vez te parezca una locura unir las palabras:

Obligarte y sinceridad

En una misma frase, pero es que, aunque no lo creas, tienen mucha relación.

Porque la “obligación” te da disciplina y la disciplina, te lleva a la felicidad.

Entonces, comienza por hacer de tus días un homenaje a la alegría.

Dando gracias y disfrutando cada cosa que te ocurra.

¡Incluso lo malo!

Porque de eso también se aprende y puede resultar en una mejor forma de ser feliz.

Ya cuando comiences a sonreír hasta porque tu perro se comió otro zapato, entonces tu vida habrá cambiado.

Qué puedes lograr con una sonrisa

Más de lo que te imaginas.

Sonreír te hará mejor persona y, por ende, un mejor profesional o empresario.

Porque la sonrisa en el momento justo sirve hasta para aliviar penas, e incluso conflicto laborales.

Las personas que sonríen sin tapujos, son más sinceras con su propia vida y eso se nota.

¿Quieres conseguir el trabajo de tus sueños?

Sonríe en la entrevista.

¿Tienes tiempo tratando de hablarle a la chica o chico que vende café?

Cómprale un café y sonríe.

Es más sencillo de lo que parece.

Inténtalo y si no te sale a la primera recuerda que en cualquier momento lo lograrás.

Comentarios de Facebook