Conoce cómo un libro de ficción te puede ayudar en tu negocio

Que la lectura es indispensable para todos, y aún más para un empresario, no es novedad. Los beneficios de leer son muchos y van desde agudizar tu compresión del mundo hasta potenciar tus habilidades cognitivas. Ahora bien, mi invitación del día de hoy es que te salgas un poco de los tópicos de finanzas y emprendimiento, y te animes a leer un buen libro de ficción. ¿Cómo ayuda esto a tu negocio? Sencillo: te ayuda ser más empático... ¡No lo digo yo, lo dice la neurociencia!

Estos hallazgos científicos que te invitar a ir a la librería y comprar un buen par de novelas de ficción:

Ilumina cada parte de tu cerebro

Cuando lees una gran historia más allá de las zonas de tu cerebro que se ocupan del procesamiento del lenguaje se activan. Cuando estás inmerso en una buena novela te comprometes tanto con la historia que tu cerebro también refleja las acciones y sentimientos de los personajes. Por ejemplo, si el protagonista está nadando se activarán en ti las secciones de tu cerebro que se activarían si tú estás nadando.

La investigación ‘Your Brain on Jane Austen’ sostiene que cuando leemos una obra de ficción ‘de cerca’, activamos regiones del cerebro que están alineadas con lo que los personajes sienten y hacen. Esto desarrolla muchísimo la empatía ya que a nivel neurológico no solo lo entiendes, lo vives.

Por otra parte, una investigación del Departamento de Psicología Aplicada y Desarrollo Humano de la Universidad de Toronto indicó a un grupo de adultos que observaran 36 imágenes de otras personas y seleccionaran una de las cuatro frases que creían que encajase mejor con lo que cada uno de ellos estuviera pensando o sintiendo. En comparación con los participantes que leían otro tipo de literatura, los que leían ficción obtuvieron resultados significativamente más altos.

¿Y cómo esto me ayuda a mejorar mi negocio?

La empatía parte de la idea de que puedes ponerte en el lugar de otros. Esto es vital al momento de hacer negocios, ya que al ser empático tienes más probablidades de comprender las necesidades e intereses de tus clientes e incluso tus trabajadores para entonces poder brindar soluciones oportunas.

¿Cómo puedo ser más empático en el trabajo?

  1. Sé lento para hablar y escucha.
  2. Cultiva la curiosidad por los extraños. Háblale a alguien del trabajo con el que tengas poca relación.
  3. Reta tus prejuicios y encuentra cosas en común. Busca a alguien en tu equipo que consideres tiene una forma muy contraria a ti, sea por su ideología política, religión o temperamento y busca algo en común.
  4. Haz una labor que corresponda a otro compañero. Anímate a hacer una actividad o labor de otro compañero del equipo de trabajo por un día, eso te dará una perspectiva de los retos diarios que debe asumir el otro.
  5. Pregunta, quien pregunta tiene respuestas y amplía su visión.

 

 

Comentarios de Facebook