Conoce al enemigo silencioso de todo proyecto: el perfeccionismo

El perfeccionismo es una práctica que puede traerte buenos frutos, pero también situaciones complicadas.

Porque a veces se sobrepasa el límite de lo que es aceptable en cuanto a la perfección se refiere.

Es decir, cuando eres perfeccionista, debes saber calcular el límite de la perfección, para que los planes no se volteen.

Sobre todo si estás trabajando en el proyecto de tu vida, el perfeccionismo puede hacerte perder las riendas.

¿Qué es el perfeccionismo?

Segun Wikipedia, en términos psicológicos, el perfeccionismo consiste en creer que se puede y se debe alcanzar la perfección en cualquier cosa que se emprenda.

Se convierte en un problema cuando haces de esa idea de perfección un ideal en el que todo lo que existe por debajo de ese estándar no es bueno.

Así que alejarte de la versión no sana de la perfección, es importante.

Sobre todo porque el perfeccionista suele pasarla muy mal cuando las cosas no ocurren como él quiso.

Cuáles son las desventajas de ser perfeccionista

El perfeccionista desarrolla diversos comportamientos que terminan siendo perjudiciales para su vida.

Por ejemplo:

• Miedo al fracaso: las personas se alejan de todo aquello que pueda implicar un riesgo, incluso su felicidad. Porque les da temor perder y el miedo los paraliza.
• Quieren todo o nada: no son capaces de entender que en la vida existe el color gris. No todo puede ser blanco o negro; y eso, no los deja analizar bien el panorama.
• Se dejan ganar por la ansiedad: los perfeccionistas quieren que todo ocurra tal cual como lo pesaron y eso los lleva a un profundo estado de ansiedad en espera por el resultado positivo de todo aquello que emprendan.
Enfermedades mentales: después que les ocurre todo lo anterior, pueden desarrollar patologías que les complican el día a día.

Cómo alejarte del perfeccionismo

Lo primero que debes hacer es cambiar tu forma de ver la vida. Todo es relativo, hoy estás aquí, mañana no sabes donde.

Luego pasa a:

Confiar en lo que eres capaz de hacer, pero con la suficiente humildad para entender que siembre habrá alguien que pueda ayudarte.

Mientras haces eso, entonces dale paso a la posibilidad de delegar responsabilidades, de esa manera cada quien se dedica a lo que realmente sabe.

Si vas a crear tu propio blog, pero no sabes de diseño, lo más normal es que contrates a un diseñador.

Por último, ocuparte más que preocuparte porque no hay nada mejor que tomar acción por aquello que sueñas.

Pero sabiendo que los resultados dependerán, proporcionalmente, del trabajo que apliques en su búsqueda.

Procura mantener un equilibrio, saber cuándo pedir ayuda y levantarte al perder.

De esa forma habrás alcanzando el verdadero perfeccionismo.

Comentarios de Facebook