Cómo ser productivo aunque no te sientas muy motivado

La motivación es como ese amigo con el que siempre te gusta pasar el rato y a quien necesitas para ser productivo. Sin embargo, a veces nos quedamos sin ella por diversas razones.

Te tocará muchas veces hacer cosas con la que no estás muy entusiasmado, desde tareas sencillas como limpiar u ordenar, hasta conciliar una cuenta o pagar la nomina.

Lo importante es que ante la falta de motivación no te quedes esperando que llegue, búscala.

Cómo motivarte para ser productivo

Una clave importante es hacer lo que te corresponde hacer, cuando se requiera hacerlo.

Así no tengas ganas. No lo pospongas ni te distraigas en el objetivo.

Cuando se trata de tareas difíciles que no te gusta hacer, hazlas al iniciar la jornada, así te quitarás ese peso de encima y podrás ser más productivo el resto del día.

Como una bandita, arráncala rápido y de un tirón, dolerá pero será más fácil afrontarlo.

Hazlo siempre con estilo

Existen tareas básicas, repetitivas y un poco aburridas, pero siempre puedes ponerle tu toque personal.

¿Qué te parece combinar música con tu trabajo en la pc?.

La idea es que todo sea más fácil para ti; al final la vida se trata de pequeños detalles.

Aprende a delegar

No te olvides nunca de pedir ayuda cuando la necesitas. Trabajar con los demás es una buena forma de motivarte y sentirte productivo.

Identifica tus tareas pendientes y define cuáles puedes delegar y a quién.

Identifica lo que te agobia

Toma consciencia de las actividades que realizas en tu día y date cuenta qué te molesta. Analiza bien la situación, para que puedas solventar eso que se ha convertido en un conflicto.

Lo depende de ti, cámbialo; y lo que no, simplemente aprende a vivir con ello, no lo hagas tu enemigo.

Divide y vencerás

Cuando ves una montaña seguro piensas que no lograrás escalarla hasta la cima, es demasiado abrumador.

Pero si lo divides en tramos será más fácil. Igual pasa con tu trabajo, puedes organizarlo en tareas específicas y hacer una a la vez.

Es una ayuda para tu auto motivación, ver cada trecho como un nuevo triunfo. Celebra las cosas buenas que logras, así sean pequeñas.

Mantente motivado con recompensas

Necesitas de una palmadita en la espalda cada cierto tiempo, eso te hará bien y paradójicamente te hará más productivo.

Un premio puede ser unos minutos de descanso o una salida con amigos.

Algo que realmente te llene.

Puedes decirte a ti mismo: al terminar con esta tarea iré a comprarme una rica pizza o daré un paseo al parque.

Cuando estés de ánimo bajo, no te castigues, al contrario. Eso le puede pasar a cualquier persona; ámate más y la motivación llegará.

Comentarios de Facebook