Cómo ser madre y emprendedora al mismo tiempo


La vida de la mujer cambia completamente después de convertirse en madre, muchas han tenido que poner a un lado su profesión para cuidar de la familia. La buena noticia es que eso ya no es un obstáculo para su desarrollo profesional, hoy puedes ser una madre emprendedora.

Cada vez son más las mujeres que dividen su día entre los pañales y la computadora, esa dinámica las hace sentir realizadas. Aunque es una tarea realmente complicada, no significa que sea imposible.

Todo radica en el hecho de que seas capaz de planificar tu tiempo tomando en cuenta diversos factores.

Por ejemplo:

  • La edad de tus hijos
  • Horas libres con las que puedas contar en el día
  • El tipo de trabajo que requiere tu empresa

Cómo planifica su tiempo la madre emprendedora

Trabajar en casa es más difícil de lo que se piensa. Aunque cambiaste los tacones por zapatillas, es importante que armes un buen plan de acción, porque de lo contrario las distracciones como la comodidad de tu cama, pueden jugar en tu contra.

La idea es la siguiente:

  • Divide el trabajo en orden de prioridades.
  • Aquellas tareas más importantes déjalas para los momentos en los que tienes tiempo exclusivo para ellas
  • Lo que puedas hacer con tu hijo al lado, hazlo.

Emprendimiento al estilo mamá

En muchas ocasiones tú te conviertes en la principal enemiga de las posibilidades. Por ello, es de suma importancia que te quites el no de la cabeza. No eres menos por el hecho de ser madre.

Aquellas cosas que te limitan deben ser las que te dan fuerza para seguir. Sí te cansarás más de lo normal y muchas veces tendrás ganas de renunciar.

Pero no lo hagas, la motivación siempre será importante, teniendo en cuenta que es prioritario no exigirte más de lo normal, recuerda que tienes una familia y ellos necesitan de ti; el secreto es establecer un buen balance entre tu empresa y la familia.

¿Cómo emprender sin morir en el intento?

La maternidad te da una perspectiva distinta del mundo, porque te otorga ese toque de sensibilidad que necesitabas para entender mejor las cosas humanas.

Así que aprovecha este momento de tu vida para comenzar, porque estoy seguro de que puedes hacerlo.

Estos consejos te serán de mucha utilidad:

 

  • Piensa en grande: aleja de tus ideas los límites, todo lo puedes lograr. Si buscas la cima, te será más fácil ir por ella mientras aprecias los pequeños logros del recorrido.
  • Adopta una cultura empresarial que sea flexible: la vida de las madres está llena de retos, puede que se enfermen los niños o llegan las vacaciones y tienes el proyecto a medio camino. Arma un equipo de trabajo que te pueda ayudar en esos momentos; delegar para ti será importante.
  • Aprovecha la tecnología: después de tu mamá o la niñera, será tu mejor amiga. Mientras esperas en la consulta del pediatra, puedes revisar desde tu celular los documentos pendientes, un salvoconducto que vale aprovechar.

 

Comienza a creer en ti y en todo lo que puedes lograr. Así comienza el camino de todas las madres emprendedoras.

Comentarios de Facebook