Cómo ser empresario sin parecer el malo de la película

Tienes buenas ideas, manejas muy bien tus recursos y posees un tercer ojo para tomar las oportunidades. Eres un empresario.

Eres un muy buen empresario.

Pero eso no es suficiente, se te olvida la parte humana.

Porque estás centrado solo en los resultados y eso es un error grave.

Ese comportamiento, sin duda alguna, te hará el malo de la película.

¡Ten cuidado!. No llegues hasta allí.

No todo puede ser dinero, el recurso humano también importa.

El traje de villano no combina contigo, estoy seguro de eso.

Así que te dejó algunas ideas para no convertirte en uno.

Felicitar por el buen trabajo no te hace menos empresario

Reconoce siempre a tus compañeros de trabajo eso que hacen muy bien, no lo des por sentado.

Si lo haces delante de otros, mucho mejor, llega más lejos de lo que crees.

Elimina las jerarquías

Cuando todos sienten que tienen responsabilidad en su trabajo y en los resultados obtenidos, la cosa funciona mejor.

El trabajo en equipo se valora y transforma.

Puede parecer un riesgo trabajar sin jefe, pero vale la pena tomarlo.

Valora las ideas de los demás

No le digas constantemente a tus trabajadores qué hacer y cómo hacerlo.

No quieres robots en tu compañía.

Quieres desarrollar empresarios como tú, que propongan ideas, sean creativos y puedan decidir en situaciones complejas.

¿Cómo lo lograrás si no dejas que se expresen y tomen iniciativas?.

Sorpréndelos

Las personas valoran que se les tome en cuenta y se aprecie su trabajo.

Una salida a comer, un detalle un día especial en la oficina son pequeñas cosas que valen mucho.

No solo el dinero cuenta como salario, que los hagas sentir bien, acompañados y escuchados, vale más que un aumento.

Organiza actividades en grupo

Haz convenciones, reuniones para integrarse, excursiones o participación en maratones en conjunto.

Salir del ambiente laboral libera, te permite limar asperezas y consolidar a tu equipo.

No te olvides de las fiestas en fechas importantes, Navidad, pascuas, acción de gracias.

Se transparente y comunicativo

Informar todo lo que ocurre con tu compañía te hará ver más humano.

Es posible que tu equipo tenga mejores ideas para solucionar los problemas.

Celebra los éxitos, los nuevos contratos, el crecimiento, clientes cerrados, ventas concretadas.

Pero, no te quedes ahí.

Explica los fracasos y momentos de crisis.

Da la cara sin miedo y sin ego negativo, de eso tratan los negocios.

No existe fórmula secreta, de hecho no todo puede funcionar para todas las compañías.

Pero tu trabajo es hacer la prueba de lo que funciona para ti.

Aprende a escuchar y a entender a quienes debes liderar.

Te sorprenderá saber que no son tan diferentes a ti.

Juntos deben ajustar sus velas para navegar en la misma dirección.

Comentarios de Facebook