Cómo ser emprendedor en un país con hiperinflación

La hiperinflación es una enfermedad que a veces aqueja a los países.

Los expertos explican que se trata de una:

“Subida del nivel de precios muy rápida y continuada, que provoca que la gente no retenga el dinero, por su pérdida de valor constante, y prefiera conservar las mercancías”.

Ese comportamiento de la economía, no permite que un país funcione bien.

Si te toca emprender un negocio en un país que sufre de hiperinflación tienes que prepararte el doble.

Cómo ganarle a la hiperinflación

Como empresario en una nación con estas características, necesitas ser bastante aguerrido, fuerte, atrevido y arriesgado.

Nunca descansarás, ninguna estrategia que implementes durará mucho.

Tienes que estar evaluando constantemente y llevar indicadores que te permitan tomar decisiones.

No tienes permitido postergar, aquello que dejes pasar lo pagarás muy caro.

Desde una mercancía que no aprovechaste o ese empleado que no te conviene.

No dejes para mañana lo que tienes que decidir hoy.

Renovarse es ganar

Tu apellido debe ser reinvención, es la única manera de sobrevivir.

Si eres cuadrado y cerrado no sobrevivirás, serás otro emprendedor fracasado más para las estadísticas.

Debes estar abierto a cambiar cada minuto de rubro, proveedores, local, sistema, nada es definitivo.

Lo que ayer te funcionaba puede que hoy ya no.

Presta atención a las necesidades

Asegúrate de que tu emprendimiento atienda una necesidad del mercado.

Es lo único que te puede ayudar a mantenerte en el tiempo.

Cuida a tus empleados como tus piezas más valiosas.

Entiende que en hiperinflación el salario tiene que venir en varias presentaciones.

Todo cuenta pero para ello tendrás que estar más pendiente de cómo cuidas de tu capital humano.

Recuerda que ellos son los que atenderán a tus clientes.

Ofrece más

El servicio al cliente es un valor que debes incluir como primordial dentro de tu organización.

Implementar sistemas para atenderlos, tener bases de datos.

Cuidar detalles como la atención post-venta, implementar estrategias de e-mail marketing.

Todo esto va a permitir que tus clientes regresen y sientan la diferencia.

Y por último pero no menos importante:

Cuida tu actitud.

Debes permanecer realista y consciente.

Hay cosas que se escapan de tus manos que no podrás controlar, así que no te desesperes.

Lee mucho, continua formándote, ródeate de emprendedores que como tú estén en la misma lucha y establece las prioridades.

En algún momento todo pasará y ya serás de hierro.

¡Así que adelante!

Comentarios de Facebook