Cómo las personas inteligentes lidian con las personas tóxicas

Estudios afirman la capacidad de controlar sus emociones y mantener la calma bajo presión tiene un vínculo directo con su desempeño. TalentSmart ha llevado a cabo investigaciones con más de un millón de personas han descubierto que el 90 %de los mejores ejecutantes son expertos en manejar sus emociones en momentos de estrés para mantener la calma. Una de las mejores cualidades de un profesional es la capacidad de neutralizar a las personas difíciles. Los mejores resultados tienen estrategias de afrontamiento bien definidas que emplean para mantener a raya a las personas difíciles.

Si bien hay numerosas estrategias efectivas que las personas inteligentes emplean cuando se trata de personas difíciles, lo que sigue son algunos de las mejores:

1. Establecen límites

Las personas negativas son un dolor de cabeza porque se revuelcan en sus problemas y no se concentran en las soluciones. Quieren que la gente se una a su grupo de compasión para que puedan sentirse mejor consigo mismos. La gente a menudo siente presionados para escucharlos, pues creen que si no lo hacen pueden ser considerados como insensibles o apáticos.

Puede evitar esto solo estableciendo límites y distanciándose cuando sea necesario. Una excelente manera de hacerlo es preguntándoles cómo tienen la intención de solucionar el problema. Ellos calmarán o redirigirán la conversación en una dirección productiva.

2.- No les siguen el juego

Las personas difíciles pueden ser muy irracionales. Entonces, ¿por qué te permites responder emocionalmente y ser absorbido por su caos? Mientras más irracional y fuera de la base se encuentre alguien, más fácil te resultará  retirarse de su trampa. Deja de tratar de ganarles en su propio juego.

3.-Están conscientes de sus emociones

Mantener una distancia emocional requiere conocimiento. Saber reconocer tus propias emociones es vital para actuar con mayor inteligencia frente a otras personas. Hay momentos donde la situación o la actitud de alguien te va a afectar, saber identificarlo es vital para saber entonces cómo manejar mejor el conflicto.

 

   Más de Jürgen Klarić ↓

 

4.- Los limites no solo son espaciales

Hay una idea generalizada de que los límites solo se pueden poner si la persona no vive o trabaja con nosotros y no es así. Los límites no tienen necesariamente que ser espaciales. De hecho, con la convivencia puedes encontrar patrones de comportamiento en la persona, lo que te ayudará a identificar cuándo y dónde tienes que aguantarlos. Por ejemplo,  si trabajas con alguien conflictivo en un proyecto, no es necesario que emplees el mismo nivel de interacción que tienes con los demás en el equipo, puedes mantener la relación pero con límites.

5.- Eligen sabiamente sus batallas

Las personas inteligentes saben la importancia de vivir para otro día de lucha. Por lo tanto no se enfrascan en ganar discusiones con personas testarudas y tóxicas. En otras palabras, saben cuáles batallas luchar. No tiene sentido desgastarte emocional, intelectual y físicamente con alguien que nunca admitirá su error o considerará la opinión del otro.

6.- No se enfocan en los problemas, sino en las soluciones

Tu estado emocional lo determina tu enfoque. Cuando te fijas en los problemas que enfrentas, creas y prolongas las emociones negativas y el estrés. Cuando te enfocas en las acciones para mejorarte a ti mismo y a tus circunstancias, creas una sensación de eficacia personal que produce emociones positivas y reduce el estrés. Aplica para personas tóxicas también. En vez de enfocarte en lo difícil e irracionales que pueden ser busca las maneras de manejar la relación con ellos.

7.-  Saben la diferencia entre perdonar y olvidar

Las personas emocionalmente inteligentes son buenos perdonadores. No se estancan en la falta y deciden avanzar. Esto no quiere decir que olviden lo que pasó, pues comprenden muy bien con qué tipos de personas están lidiando, pero no se estancan emocionalmente con ellos.

8.-Controlan sus diálogos negativos internos

Sí, las personas inteligentes emocionalmente también pueden sentirse mal y luchar con pensamientos negativos en ocasiones, pero no se dejan ahogar por diálogos internos de tilde pesimista. Ellos saben ponerle un freno a esas conversaciones internas es lo mejor que pueden hacer para salir del estado de pasividad y ejecutar acciones que mejoren la situación.

9.-  Duermen bien

Cuando duermes, tu cerebro literalmente se recarga, para que te despiertes alerta y lúcido.  Tu autocontrol, atención y memoria menguan cuando no duermes adecuadamente. La privación del sueño aumenta los niveles de la hormona del estrés por sí misma, incluso sin un factor estresante presente. Una buena noche de sueño los hace más positivos, creativos y proactivos  al momento de lidiar con personas tóxicas.

Si bien es cierto que no siempre podrás actuar de forma asertiva e inteligente frente a personas tóxicas, es con la práctica y gracias a la plasticidad cerebral que cada día podrás aprender a establecer mejores relaciones interpersonales, incluso con aquellas terriblemente difíciles.

Comentarios de Facebook