Cómo encontrar tu pasión y cómo vivir de ella

Todos soñamos desde niños con dedicar nuestro tiempo y trabajar en algo que realmente nos apasione. Sin embargo, es muy común encontrar a personas que, evidentemente, trabajan en algo que no los mueve ni emociona, lo que los lleva a experimentar frustración y hasta a cuestionar su propósito en la vida.

Espero fervientemente que este no sea tu caso. Pero si llevas varias semanas, meses o incluso años cuestionándote sobre las razones para continuar en tu trabajo actual, o si sientes que esa actividad no te llena completamente y quieres darle un giro a tu vida para dedicarte a algo que realmente te emocione pero aún no has identificado claramente qué es, las siguientes preguntas podrán ayudarte un poco para elegir un nuevo rumbo con el que te sientas más cómodo e inspirado:

  • ¿A quiénes admiras y por qué?
  • ¿Qué te encantaba hacer por horas y horas cuando eras tan solo un niño?
  • ¿Si no importara el dinero, qué cosa te gustaría hacer por el resto de tu vida?
  • ¿Qué actividad estarías dispuesto a realizar todos los días sin cobrar nada a cambio? La verdad es que no existe una receta perfecta para encontrar aquello que te apasiona.

Para algunos puede ser algo muy espontáneo y sencillo que se haya manifestado desde corta edad, mientras que para otras personas puede ser un proceso algo tardado e incluso algo frustrante de encontrar.

¿Y cómo sé cuál es mi Pasión? ¿Cómo la descubro?

Paso 1: Rodéate de personas apasionadas

Esta es la base de todo. Muchas personas no creen que hacer un trabajo que amen es posible, porque están continuamente rodeadas de gente que detesta su trabajo y no sabe qué le apasiona. Este paradigma está comenzando a cambiar.

La Pasión es una energía contagiosa. Deberías propiciar un entorno que la propague. Necesitas una tribu que te apoye y crea en lo que tú crees, personas que sueñen tan grande o más que tú. Esas personas no solamente te darán ideas, sino que también reforzarán tu creencia de que hacer lo que amas es la norma.

Observa a tu alrededor:

  • ¿Las personas con las que alternas te inspiran y motivan?
  • ¿Están haciendo cosas significativas en sus vidas?
  • ¿Se muestran optimistas ante las crisis?

Rodearnos de un entorno más positivo, unirnos a una pandilla de personas optimistas, con espíritu de superación y pasión por la vida, nos conducirá a un nivel completamente superior de experiencias personales y profesionales. Crea conexiones personales que cambien tu vida.

Paso 2: Danza con tus miedos

El miedo es una reacción natural. La clave es conseguir dominar el miedo, para que no nos paralice. Siempre he creído que detrás de nuestros miedos nos aguardan nuestros sueños más preciados. A veces tenemos miedo a ahondar en nosotros mismos para conocernos. Incluso tememos descubrir el inmenso potencial que habita en nuestro interior, porque no queremos asumir la responsabilidad que conlleva el sabernos dueños de nuestro destino.

Se precisa valor para dejar de culpar al mundo, a las circunstancias o a otras personas y tomar las riendas de nuestra vida. Se precisa coraje para reconocer que no estamos satisfechos, que no nos sentimos realizados. Se requiere confianza en uno mismo para estar dispuestos a corregir el rumbo, abandonar ciertos caminos y explorar nuevos horizontes.

Lo primero es reconocer nuestros miedos en lugar de ignorarlos o rechazarlos. Escríbelos para externalizarlos. Segundo acéptalos. Tercero, pregúntate a ti mismo: ¿Qué es lo peor que puede suceder? Con frecuencia, no es tan catastrófico como lo habías imaginado. Cuarto, prepárate para danzar con ellos y finalmente actúa a pesar de tus miedos.

Paso 3: Hazte las preguntas claves

Las preguntas que nos hacemos en la vida son determinantes. Tú eres el único que puede encontrar tu Pasión, tu don que te hace único. Está dentro de ti, esperando a ser descubierto, potenciado y compartido con el mundo. Los tesoros que no se comparten pierden su valor.

Utiliza preguntas retadoras para averiguar qué enciende tu fuego, qué hace que vibren tus átomos. No te apresures. Busca un lugar tranquilo, desconéctate de las distracciones, como por ejemplo Internet. Lleva contigo un cuaderno y lápiz. Dedica las horas que sean necesarias a desplegar tus respuestas.

Puede que con algunas de las preguntas que te sugiero a continuación te identifiques más que con otras. Todo está bien. Permite a tu mente fluir con libertad, sin prejuicios. Estas preguntas sólo serán útiles si tú dejas que lo sean.

Preguntas que cambian destinos:

¿En qué eres bueno? ¿Cuáles son tus dones?

Todos tenemos dones y talentos. Sí, tú también los tienes.

¿Has sido siempre bueno escribiendo, conversando, dibujando, organizando, enseñando? ¿Eres hábil creando nuevas ideas, conectando a las personas, motivando, sanando?

Es muy importante que dediques el tiempo suficiente para responder a esta pregunta sin dejar cabos sueltos. No tienes prisa, es una pregunta que puede resultar trascendental en tu vida. Recaba toda la información posible sobre ti mismo, este es un ejercicio de autoconocimiento.

A menudo nos olvidamos de las cosas que hacemos bien, conviene tenerlas presentes porque entre todas ellas puede estar escondida tu Pasión o tus pasiones. Pueden ser varias, apúntalas todas.

¿Qué te emociona? ¿Qué te hace más feliz?

Esta es otra pregunta clave. Puede que se trate de alguna parte relativa a tu trabajo, o puede ser algo ajeno a lo que haces actualmente para ganarte la vida, como un hobbie, algo que haces como voluntario, como padre, como pareja o amigo. Puede incluso ser algo que no has hecho desde que eras más joven. La idea es bucear hacia lo profundo de tus emociones y hallar el tesoro escondido.

¿Sobre qué te gusta leer?

He aquí una cuestión que nos puede revelar muchas pistas. ¿Sobre qué temática pasas horas leyendo online o en la biblioteca? ¿Qué revistas compras? ¿Qué blogs sigues?

  • ¿Qué sección de la librería te atrae más?
  • Escribe todas las respuestas que vengan a tu mente.
  • ¿Con qué profesión o actividad sueñas secretamente?

Puede que escondida en tu mente y en tu corazón esté la idea de una profesión que siempre has soñado hacer: ser un escritor, un artista, un diseñador, coach, emprendedor, cantante. Sin embargo algún temor o la falta de confianza en ti mismo, te ha frenado y te ha hecho descartar la idea. Quizás son varios sueños. Añádelos a la lista. No importa cuán imposibles te parezcan.

Otras preguntas revolucionarias:

  • ¿Cuándo fue la última vez que te entregaste completamente a algo? ¿Qué fue lo que te hizo trabajar con tanta fuerza?
  • ¿Por qué cosas la gente suele agradecerte?
  • ¿Qué personas te inspiran? ¿Por qué?
  • ¿Qué harías si supieras que no puedes fallar?
  • ¿Cómo quieres ser recordado? ¿Qué huella quieres dejar en el mundo?
  • ¿En qué tus amigos te suelen decir que eres bueno o qué deberías estar haciendo para ganarte la vida? Si no lo recuerdas, entonces ve a preguntarles.

Paso 4: Elige, experimenta y reinvéntate

Después de rodearte de un entorno apasionado, tener el valor para cuestionar tus creencias y hacerte preguntas trascendentales, llega el momento para tomar las elecciones oportunas.

Decidir nunca es fácil, pero no decidir es la peor de las elecciones, es la elección del miedo.

Te recomiendo que escojas de 3 a 5 cosas de tu lista, si es más larga que eso, y que tomes algunas acciones con ellas.

Por ejemplo, supongamos que una de las pasiones que has identificado es bailar salsa.Y que además has descubierto que eres muy bueno enseñando lo que sabes. Un paso que podrías dar es hablar con personas que han tenido éxito como profesores de baile, ir a sus clases, leer sus blogs, escribirles.

Haz una lista de las cosas que necesitas aprender, de las habilidades que requieres mejorar, y de las personas con las que te gustaría hablar.

Empieza a ponerte en acción. Experimenta y observa cómo te sientes.

Piensa cuál de tus pasiones, de tus talentos y conocimientos podría producir algo que la gente estuviera dispuesta a pagarte. ¿Qué te sentirías cómodo haciendo por años?

Desvanece tus miedos, encuentra el tiempo y ¡reinvéntate!

Paso 5: Cómo Vivir de tu Pasión

Por supuesto que esto no ocurre de la noche a la mañana. Necesitarás hacer muchas cosas, entre ellas especializarte en las temáticas relativas a tu Pasión y determinar de qué forma vas a convertirla en una fuente de ingresos. Esto puede llevar meses, pero como suelo decir: lo más importante es disfrutar del camino.

No es un camino fácil, requiere abundante reflexión y búsqueda interna en primer término, posteriormente mucho valor y determinación. Se necesita luego mucho aprendizaje y experimentación, y finalmente compromiso y disciplina en el tiempo. Pero todo merece la pena, cada segundo de tu esfuerzo y tu valor. Porque al final, tendrás algo que transformará tu vida en mil formas y te dará esa razón para levantarte de un brinco de la cama queriendo conquistar tus sueños.

Un primer paso que te recomiendo muchísimo es crear un blog, es más fácil de lo que crees. Un blog te ayuda a consolidar tus ideas, a posicionarte cómo experto en tu Pasión y sobre todo a conectar con personas que están interesadas en lo que haces y que serán tus potenciales clientes.

Creo que nunca ha existido una herramienta más potente, sencilla y económica para explorar una pasión, que un blog. En un principio no te obsesiones pensando si alguien lo va a leer o si vas a ganar algún dinero con él. El objetivo inicial es darle a tu pasión un espacio para respirar y observar la magia.

Si quieres convertir tu Pasión en un proyecto rentable, te invito a que te suscribas al curso online gratuito que he creado junto a mi hermano Daniel Gorostiaga: Descubre tu Pasión y Emprende con la Ayuda de Internet.

No olvides que tu vida es un experimento

Todo lo que haces, todo lo que intentas, funcione o no, es un experimento. Depende de ti decidir aprender de él. Este es un hábito para practicar toda nuestra vida.

Prueba cómo puedes ayudar a la gente. Testea qué te emociona. Practica hacer lo que te gusta. Identifica qué te atemoriza. Toma consciencia de que si haces lo que siempre habías hecho, tus resultados nunca van a cambiar.

Vivir una vida con propósito y pasión es eso, una forma de entender y vivir la vida. Aquellos que se levantan cada amanecer con entusiasmo desbordante, son afortunados, porque su reto es siempre empujar sus límites, para avanzar en la dirección de sus sueños.

Espero que sigas esta guía y tengas éxito, deseo de todo corazón que encuentres tu auténtica pasión.

Comentarios de Facebook