Cómo empezar a hacer negocios sin saber de negocios

Los números siempre hablan claro, 7 de cada 10 profesionales sienten inconformidad en sus empleos y por eso intentan probar suerte en el mundo de los negocios.

Para ser más específico, 1 de cada 4 empleados desea cambiar su ocupación, emprender un negocio o generar ingresos independientes.

Sin embargo, no todos los que se arriesgan a lazarse al ruedo en este mundo saben a ciencia cierta lo que hacen.

La realidad es que tienen pocos conocimientos sobre temas básicos como:

  • Claves para iniciar un negocio
  • Pasos a seguir para arrancar el trabajo
  • Cómo hacerlo rentable

Así que otra vez llegamos al asunto de que la formación lo es todo.

Sin conocimientos sobre cualquier área en la que pretendas especializarte, no lograrás mucho.

Lo primero entonces es que comiences a instruirte en el tema, pero sobre todo teniendo claro que con respecto a esto nunca se deja de aprender.

Además, la teoría sin práctica, no es positiva.

Nada haces con leerte una enciclopedia sobre el mundo de los negocios, si no tomarás acción para darle forma al tuyo.

Cuál es el secreto de los buenos negocios

Es importante que no te enfoques en buscar una buena idea, solo procura ir tras varias ideas.

Por lo general los buenos negocios provienen de malas ideas, así que tener una que tu consideras buena, no garantiza su éxito.

Tu negocio debería basarse en solventar un problema, satisfacer una necesidad a un grupo de personas; llenar un espacio vacío.

Entonces antes de la idea o solución debes encontrar un problema.

¿Y luego qué haces con ese problema?.

Entenderlo, vivirlo, hacerlo tuyo para buscar una manera de darle el empuje que necesita. En eso proceso tendrás una valiosa oportunidad para comenzar.

Qué es lo más importante al hacer negocios

Definitivamente hacer tu tarea.

Dedícate a aprender acerca de este mundo, de manera específica todo lo relacionado con el rubro en el que te quieras enfocar.

Puedes investigar aspectos como:

La ubicación del negocio: cómo se comporta la zona, qué tipo de personas la frecuentan.

Los precios: ve tus competencias y referentes.

El producto: su uso, beneficios, valor agregado.

Costos: debes definirlos, lo más específico que puedas.

Competencia: Busca un equilibrio, un poco de ella siempre va bien.

Una vez hayas concretado lo anterior, comienza un plan de negocios; esto puede marcar la diferencia entre el éxito y el fracaso de tu proyecto.

Es la columna vertebral de todo, porque te ayudará a entenderlo, aplicarlo, duplicarlo y hacer los ajustes en caso de ser necesario.

Si conoces el valor de tu dinero, tu tiempo y tu trabajo, sabrás que debes poner en papel las bases de tu emprendimiento.

Cuáles son tus objetivos, metodología de trabajo, normas, políticas, misión, visión, valores y retorno de inversión, entre otros detalles importantes.

¿Qué hacer si no aparecen las ideas?

Este es otro tema central, te dejas intimidar mucho por la falta de ideas.

Así que comienza por no preocuparte, mejor ocúpate.

Si no se te ocurre nada estos consejos te ayudarán a desarrollar una propuesta:

  1. Intenta hacer algo que te apasione e inspire.
  2. La experiencia previa siempre será tu mejor amiga, trata de llevarla contigo.
  3. Fórmate en áreas de administración, finanzas, manejo de conflictos, liderazgo, recursos humanos y marketing, lo necesitarás.
  4. Haz todo legal, tarde o temprano, no importa lo burocrático de este proceso, las trampas pueden hacer quebrar tu negocio.

La vida es un continuo aprendizaje no solo en los negocios. No te preocupes si no sabes nada del asunto, las ganas te ayudarán a canalizar tus necesidades en procura del éxito.

Lo importante es que te decidas a comenzar hoy, es una excelente manera de dar el primer paso.

Comentarios de Facebook