Cómo aplicar técnicas de meditación en tu trabajo

La meditación trae muchos beneficios para el ser humano que pueden pasar desapercibidos porque no estamos conscientes de ellos.

Aplicada a nuestra vida puede ayudarnos a sobrellevar mejor los problemas; tanto en el ámbito laboral como personal.

Mientras que la meditación para la salud del cuerpo en general, bien aplicada, se convierte en el escudo que necesitamos para batallar contra las enfermedades.

A lo largo de los años, la ciencia ha comprobado que nosotros mismos tenemos el poder de cambiar nuestra mente y hacerla jugar en favor del ser humano.

El tema radica en saber cómo hacerlo y una vez adquirida esa destreza, convertirla en parte de nuestra vida.

La meditación puede ayudarte hasta en tu trabajo. Ya te cuento cómo.

Cómo puede ayudarte la meditación en el trabajo

“La verdad en sí misma solo puede ser alcanzada dentro de uno mediante la más profunda meditación y conciencia.”

Buda

A partir de esa frase podemos tener una idea más profunda de la buena noticia que significa la meditación para tu vida.

Aplicada al trabajo te sirve para:

1. Disminuir la presión del día a día, permitiéndote tener una mejor perspectiva de la situación.
2. La meditación te ayuda a activar zonas de tu cerebro que de una u otra forma te ayudarán a ser más productivo en el trabajo.
3. Te ayuda a descansar la mente, por lo que cinco minutos de silencio entre la jornada laboral, nunca estarán de sobra.
4. Mejora la memoria y la concentración, dos aspectos que necesitas tener en forma para cumplir a cabalidad con tus responsabilidades.

Meditar te hará una persona más empatica y tolerante. En caso de que nunca lo hayas hecho, aquí te dejo unos consejos para que comiences en ese camino.

1. Lee toda la información que puedas antes de decidirte a meditar. Conocer la teoría te  ayudará mucho en la práctica.
2. Contrata el servicio de un experto para que te de algunas nociones con respecto al tema.
3. Aprovecha la tecnología, busca tutoriales sobre el tema para hacer más fácil el recorrido.

4. Aprovecha el tiempo libre en tu trabajo para aplicar lo aprendido.

5. Busca lugares de silencio en tu oficina para meditar. Tómate 5 minutos del descanso para almorzar y medita.

Meditar nos ayuda a crecer como seres humanos, a darle fuerza a nuestras cualidades y por ende a obtener mejores resultados en cualquier actividad que desempeñemos.

En ese sentido es una práctica perfecta para lugares de trabajo. Incluso puedes sugerir a la gerencia hacer de esto una actividad extra que fomentará el trabajo en equipo.

Comentarios de Facebook