Claves para elegir el vestuario correcto si eres conferencista

Luego de muchos años de práctica, más de 400 conferencias alrededor del mundo y una profunda investigación en el campo de la neurociencias, puedo afirmar que el vestuario de un conferencista es clave para una comunicación eficaz. Y no, no es un asunto de vestir elegante o con prendas muy costosas, se trata de un atuendo que deje hablar a tu cuerpo.

El vestuario bien elegido no solo facilita el impacto de un mensaje, también comunica de una forma trascendente quién eres y te mantiene en la mente de tu audiencia incluso después de un encuentro. Si no me crees, piensa en Steve Jobs; su suéter cuello tortuga, sus jeans y tenis se convirtieron en su imagen más representativa.

El negro

En mi caso, yo hice del negro parte de mi marca personal. No por mero capricho, sino por lo que implica este color para el cerebro. Desde la perspectiva de la neuro oratoria, es muy importante resaltar la cara y las manos, porque son las partes del cuerpo que más comunican y el negro es la mejor forma de proyectarlas en primer plano.

Según el portal Quora, el negro ya no está asociado con la tristeza o el duelo, ahora tiene una connotación de poder, proyecta seguridad y camufla defectos. También es sinónimo de elegancia y simplicidad.

Colores sobrios

En caso de decir: “Jürgen, es que no me gusta el negro”. Entonces utiliza el azul marino o el morado. Utiliza colores sobrios y por nada del mundo te vistas en una conferencia con prendas estampadas, pues la atención tiene que estar puesta en tu rostro y manos,  no en las flores o rayas de la blusa o camisa.

Remanga la camisa

En caso de tener una camisa o suéter mangas largas, remángalas y deja tus antebrazos al descubierto, así aumentarás el poder de comunicación de tus manos. Si lo haces cuando estás sobre el escenario lograrás transmitir dinamismo y la idea de que estás listo para la acción.

Descubre si eres frío o cálido

A mí me funcionó muy bien el negro, pero eso no significa que tú debas vestir de negro siempre, para presentaciones más personales y con equipos de trabajo pequeños puedes usar otros colores. Descubre cuáles son los más indicados para ti según tu color de piel y cabello. Alfred Jan Díaz, especialista en imagen, explica que lo primero que debes saber para identificar los colores que te sientan mejor es si eres una persona de tonos fríos o cálidos.

Las personas cálidas poseen un tono amarillo o dorado en la piel, mientras que las personas frías poseen tonalidades azules o rosadas en la piel. Dos tips para descifrar a cuál grupo pertenecen son:

  • La prueba del sol. Si luego de estar un rato bajo el sol, al siguiente día estás rojo o ya no tienes color, eres una persona fría. Si te bronceas y el color te dura mucho, eres una persona calidad.
  • Tus venas. Observa las venas en tus muñecas, si son azules o violetas, eres una persona fría. Si son verdes, eres una persona cálida.

¿A cuál estación perteneces?

Una vez que logres identificar si eres una persona fría o cálida, te toca descubrir la estación a la que perteneces. Las personas frías se dividen en invierno y verano, las cálidas en otoño y primavera.

  • Primavera: eres primavera si tus facciones son suaves y no tienes mucho contraste. Tu piel es cálida y traslúcida, con tonalidades que van desde la porcelana al marfil y el beige. y con mejillas rosadas. Y tu cabello es dorado, cobrizo o rubio. Los ojos verdes, café claro, verdes o azules muy brillantes. Para ti son ideales los colores pálidos, pero cálidos como el blanco ivory, marfil, champagne, perla nude, amarillo, naranja cálido, lila, coral, rojo cálido. También las tonalidades en durazno, celeste, dorado, verde césped, verde menta, marrones, camellos.
  • Verano: eres verano si tus facciones son suaves y tu piel es pálida y con bajo contraste, ya sea rosada, marfil o beige clara. Las personas verano suelen ser muy blancas. Sus cabellos son rubio cenizo, rubio muy claro o café claro con tonos rojizos. Los ojos tienden a ser de un color sólido, como grises, azul o azul grisáceo. Los colores que te favorecen son los pasteles y los tonos neutros como el blanco, gris perla, rosa pastel, azul pato, azul pastel, verde menta, amarillo, lavanda, rojo azulado, frambuesa y champagne.
  • Otoño: eres otoño si tus facciones son marcadas y tu piel es morena y se quema fácilmente bajo el sol. Tus cabellos son castaño oscuro o medio, rubio dorado oscuro o pelirrojo oscuro. Tus ojos son de color miel, café o verde. Los colores que te favorecen todos los tierra: café, beige, naranja oscuro, camello, dorado, verde olivo. También otros verdes como el oliva, bosque, musgo, rosa salmón, mostaza, azul turquesa, aguamarina, rojo quemado.
  • Invierno: eres invierno si combinas una piel pálida con cabellos oscuros: negro, castaño oscuro, entrecano o plateado. La piel puede ser muy blanca o morena apiñonada. Sus ojos son negros, café oscuros o azul muy brillante. Los colores que más te sacan partido son los blancos fríos (blanco nieve), negros absolutos, grises, azul marino, rosados brillantes, morado, azul morado, rojo pasión y verdes brillantes.

Ya tienes información útil y práctica que te ayudará a elegir de forma inteligente tu atuendo para la próxima conferencia,  así que ¡a destacarse!

 

Nos vemos en la cima, campeón/a.

Tu amigo y mentor,

Jürgen Klarić.

 

Comentarios de Facebook