Cinco formas para generar confianza en una reunión de negocios

Ya no es un secreto que la efectividad de nuestro mensaje obedece más a la forma en cómo lo decimos que a nuestro discurso en sí. Tampoco que la toma de decisión en una negociación se guía más por aspectos inconscientes que por lógica.  ¿Pero qué aspectos debes tomar en cuenta para sacarle partido a tu lenguaje no verbal y generar confianza?

Lo debes saber: los primeros 30 segundos son clave

Hay algo vital al momento de entablar una negociación: la confianza.  Y esta solo necesita 30 segundos para construirse. De hecho, estudios sostienen que el 93 % de los aspectos que influyen en la percepción de confianza al momento de negociar está influido por elementos ajenos a la lógica.

En otras palabras, en una negociación influye mucho más el lenguaje corporal (gestos, muecas, miradas), un 55 % más para ser exactos, y la comunicación paraverbal (entonación, volumen, dicción) un 38 % más, que lo que decimos realmente.

Lo que decimos equivale solo al 7 %, es decir, a los datos y números que conforman nuestra propuesta de negocios. Y si bien este porcentaje no puede desestimarse cuando hablamos de negocios, es importante que cuidemos muy bien lo que decimos sin palabras.

Cree lo que dices

Si ni tú crees que lo que estás diciendo, difícilmente lo creerá el otro. Antes de ir a una reunión de negocios, debes asegurarte que tu lenguaje no verbal está alineado e integrado con lo que vas a decir. Debes ser convincente; habla en positivo, evita los ‘no’ y utiliza expresiones entusiastas sin parecer demasiado emocional. Muéstrate sereno y confiado.

Mira de frente

Mirar a la cara de tu interlocutor, de forma serena, muestra confianza. La mirada no debe ser fija ni desafiante, lo importante es no bajar o desviar la mirada ya que esto se percibe como inseguridad.

Un buen apretón de manos

La forma en la que dos personas estrechan sus manos dice mucho del juego de poder que habrá en una negociación. Aquel que coloca la mano arriba refleja más autoridad que el que la deja abajo, pero en una relación de igual a igual, las manos se estrechan en vertical. Y recuerda que tú interés más allá de denotar autoridad, es comunicar confianza.

 Cuida tu postura

Mantén tus hombros rectos y cabeza firme, nada estar con los hombros encorvados como si te pesase el mundo. Eso da una impresión de derrota y tú fuiste a triunfar a esa negociación. Relaja tus manos, no las muevas tanto hasta el punto de distraer, pero tampoco las muestres muy rígidas. Trata de hacer movimientos fluidos y no repetitivos, para que no dé la impresión de nervios.

Este tema es extenso, pero básicamente si inicias teniendo el control de estos puntos, tendrás más probabilidades de generar confianza en una negocación.

Tu mentor y amigo,

Jürgen Klarić.

Comentarios de Facebook