Así te habla la audiencia pero tú no la escuchas

Cuando te toca emprender parece que el trabajo nunca termina. Los detalles son tantos que de seguro pasas alguno por alto; escuchar a tu audiencia es uno de ellos.

¿Te digo un secreto? estás olvidando algo muy importante.

Prestar atención a lo que tu audiencia tiene por decir.

¿Cómo sabes qué es lo que realmente necesitan?

¿Qué es lo que les gusta?, ¿cuáles son sus necesidades?, ¿qué buscan en la web?, ¿a quién siguen?, ¿qué les frustra?

Este es un trabajo de investigación minucioso que seguro no hiciste cuando te lanzaste al mercado.

Recuerdas aquella estrategia que tanto te costó pensar, y que de todas formas no funcionó.

¿Por qué?, ¿qué ocurrió?

Se te olvidó escuchar a quienes les quieres hablar.

Cómo entender a tu audiencia

Una excelente manera es a través de las redes sociales.

Es mucha la información que puedes sacar de allí, si sabes buscar.

Es importante saber de qué está hablando tu público objetivo.

Además de lo que dicen acerca de tus productos, servicios o tu campo de acción.

Por ejemplo:

Si tú área es el bienestar, será importante saber que las personas quieren leer recetas saludables con 5 ingredientes o menos.

¿Cómo lo haces?

Sigue y busca las etiquetas que se adapten a tu marca.

Observa las tendencias y ve cómo puedes sumarte a ellas.

Investiga aquellos vídeos que se han vuelto virales.

¿Qué dicen las personas de ellos?, ¿se adaptan a tu perfil de usuario?

Observa las campañas de otras empresas grandes o pequeñas que han funcionado bien.

¿Por qué funcionaron?, ¿qué hizo que las personas se conectaran?

¿Qué puedes tomar de ellas para usarlo con tu marca?

Lee mucho e incluso comenta como un usuario más.

Esto te permitirá conocer a muchos para tomar de ellos aquello que te conviene y evitar ciertas prácticas que te restan.

Observa y analiza

¿Qué hacen otras marcas como la tuya que le agrade a tu audiencia?

¿Por qué crees que les agrada?

Probablemente tendrás que convertirte en detective o sociólogo, más que en emprendedor.

Pero escuchar a tu público para saber qué le gusta, te traerá resultados casi inmediatos.

Sabrás cómo enamorarlos y atraerlos.

Te permitirá hacer cambios y ajustes adaptados a la realidad.

Te regalará clientes satisfechos y seguidores defensores de tu marca.

Pero además de todo, así identificarás a aquellas personas que tu audiencia sigue, escucha y apoya.

¿Para qué?

Para crear las alianzas correctas que te den los resultados adecuados.

Escuchar puede ser complicado pero paga muy bien.

Comentarios de Facebook