Aprende a escuchar con estos sencillos pasos

Cuando comenzamos una conversación, llevamos nuestras propias ideas. Éstas ocupan gran parte de nuestra atención y no escuchamos a los demás. Pero si quieres mejorar las relaciones de trabajo, debes escuchar. Es frustrante cuando el otro no toma en cuenta nada de lo que dices, y mucho peor si es tu jefe. Así que, si quieres ser un mejor líder, te dejo estos consejos.

Escuchar a los demás significa que eres atento a lo que te rodea. Es como logras conocer a tu personal y puedes saber cómo reacciona. Si prestas atención a lo que está pasando frente a ti, puedes reaccionar más rápido. Recordarás lo que se dijo al pie de la letra y podrás tomar mejores decisiones o prevenir errores. Lograrlo es simple.

1.- Deja todos los distractores a un lado

Olvídate del teléfono y los pendientes del día por un rato. Puede que la plática no sea tan importante o entretenida como quisieras, pero intenta mantenerte enfocado. Otros distractores son la tensión o el estrés. Procura estar cómodo cuando recibas a tus empleados para poder darles toda tu atención.

2.- Acepta recibir información

Puede que la persona no te agrade o que creas que no tiene buenas ideas, pero todos podrían sorprenderte. Así que no sólo oigas; escucha lo que dicen. Cuando terminen, entonces es tu momento de hablar. Si te están contando algo, es porque quieren saber tu opinión, entonces involúcrate en la plática.

Más contenido de Jürgen Klarić ↓

 

3.- Llévalo a la acción

Cuando terminen de hablar, procura que lo discutido no se quede sólo en palabras. Dale tareas a tus empleados para resolver sus dudas o problemas. No olvides el factor emociones en la plática. Puede que estés enojado porque no te gusta lo que te dicen, pero no hagas sentir menos a tu empleado. Las emociones pueden jugar a tu favor si sabes usarlas.

4.- Utiliza tus sentidos para recordar lo que hablaron

Puede que recuerdes un gesto y eso traiga las palabras a tu memoria. Esto también te puede ayudar a leer el lenguaje corporal del otro; así detectarás cuando están mintiendo para librarse del regaño. Por último, ve al mismo ritmo que el otro. Si vas más rápido o más lento, puede que no escuches lo que te dicen porque te desesperas.

Comentarios de Facebook