Aprende a usar la estrategia del origami para crear nuevos hábitos

Crear nuevos hábitos puede ser complicado para muchos, requiere tiempo, esfuerzo y constancia.

En vista de que en la vida los cambios están a la orden del día e influyen directamente en nuestra rutina diaria, tener hábitos siempre es bueno.

Una vida desordenada afecta de forma directa nuestra productividad. Por lo que la construcción de buenas prácticas es una opción saludable.

En este sentido, el proceso de creación de nuevos hábitos, se te hará más interesante si puedes combinarlo con el arte milenario del origami.

¿Te sorprende?, ya te cuento la razón de mi recomendación.

El origami es una técnica japonesa que  consiste en el plegado de un papel con el objetivo de conseguir una figura.

Aunque la guía de Manualidades y Artesanía de Maggie Sierralta indica que

“…es algo más complicado e incluso puede tener un carácter espiritual”.

Bien puedes aplicarlo a tu vida.

La idea es que cuando se trata de la creación de hábitos, con esta técnica podrás “plegarlos”, para hacerlos más fáciles de digerir.

Cómo crear nuevos hábitos con la técnica del Origami

Para llevar a cabo esta estrategia deberás seguir los siguientes pasos:

  • Escribe en un papel el hábito que deseas construir.
  • Doblalo a la mitad (eso significa que será 50% más fácil hacerlo).
  • Luego pregúntate ¿puedo comprometerme a hacer esta actividad todos los días sin importar las circunstancias?.
  • Si tu respuesta es NO, dobla el papel otra vez (será más fácil trata de llevar a cabo tu tarea).
  • Repite los dos últimos pasos la cantidad de veces que sea necesaria hasta que respondas sí.

A medida que el papel sea más pequeño se supone que debes reducir el tiempo, la frecuencia o la cantidad de días en las que pretendes acostumbrarte a una nueva actividad.

El fin es tener un hábito tan sencillo de realizar que puedas darle la continuidad necesaria hasta consolidarlo.

Estudios demuestran que, dependiendo de la dificultad, puedes tardar entre 20 y 225 días en crear un hábito.

Si es más sencillo lo lograrás más rápido y luego podrás ir sumando dificultad.

Por ejemplo si tú objetivo es comenzar a hacer ejercicio, puedes escribirlo en el primer pliego indicando que harás 30 minutos de caminata diaria.

¿Te comprometerás  a hacerlo de manera consecutiva aunque las condiciones cambien?.

NO

Lo doblas a 15 minutos diarios y te vuelves a cuestionar, ¿podrás hacerlo?.

Sí,  entonces adelante.

Poco a poco irás mejorando con tu origami.

Esta puede ser una excelente estrategia para utilizar cuando tienes cosas muy intensas por hacer y te falta motivación.

Dobla tus hábitos como el papel y ya verás que así no tendrás que abandonarlos.

Comentarios de Facebook