Aprende a ser paciente para convertirte en un ganador

Ser paciente es una habilidad que necesitas todos los días, varias veces al día; aprenderla te convertirá en ganador.

Al hacer la cola del supermercado, educar a tus hijos, aprender nuevas oficios. Tu paciencia siempre estará a prueba.

Porque la realidad es que todos los aspectos de tu vida necesitan de paciencia.

¡Tu paciencia, no la de los demás!. El cambio comienza contigo, no esperes al otro para cambiar.

De lo contrario terminarás en el hospital.

Ya sabes lo que el estrés puede causar en tu organismo; pero ese es otro tema.

Aquí lo que nos importa es aprender a ser pacientes; pues, entre otras cosas, la paciencia aplica incluso para tu vida profesional.

Siempre necesitarás de ella en muchos episodios que no tienen que ver solo con tu desempeño laboral.

Si deseas construir una marca personal a partir de tu profesión, entonces estás obligado a ser paciente.

¿Para que es bueno ser paciente?

Muchas son las razones, pero si tu vida gira entorno al emprendimiento, la paciencia te ayudará concretar tus proyectos y perseverar con ellos.

Alejándote de ciertas conductas nocivas para tu espíritu ganador.

Aunque te cueste creerlo, la paciencia te ayudará a entender que en este mundo existen los pasos y no las zancadas.

Mantener esa visión será útil para que aprendas, de una vez por todas, que no debes abandonar tus proyectos tan rápido, solo  porque todavía no te funcionan.

¿Cómo puedes aprender a ser paciente?

• Evalúa cada situación y define qué tan malo es, qué tanto de tu atención requiere.
• Aprende a relativizar los episodios de tu vida viendo el lado positivo de todos.
• Sé realista.
• No intentes ser paciente de un día para otro, de hecho eso te hace impaciente.

Debes tener claro algo:

La paciencia es algo que construyes y la verdad es un proceso a largo plazo porque implica trabajo y esfuerzo.

Lo mejor es que no te obsesiones con ser paciente, solo trabaja para construir esa habilidad.

En pocas palabras, no te presiones demasiado, eso te ayudará.

Ten en cuenta que no puedes cambiar lo que no depende directamente de ti.

Por el contrario, es preciso que aprendas a vivir con ello por muy ilógico que te parezca.

Entonces la conducta es tratar de ser flexible, adaptarte y buscar la felicidad en el formato que sea.

Poco a poco, paso a paso, respiro a respiro, llegará el día en el que la paciencia esté de tu lado de la historia.

Comentarios de Facebook