9 hábitos que te alejan del éxito empresarial

Tener hábitos buenos, puede hacerte una persona exitosa, porque los malos son como una astilla clavada en el dedo.

Sabes que está allí, pero todos los esfuerzos que intentas para sacarla parecen afianzarla aún más.

¡Qué frustración!

Lo mismo pasa con los malos hábitos, no los puedes sacar por arte de magia.

El primer paso es identificar lo que te está haciendo daño y luego emplear más estrategias para acabar con el problema de raíz.

Entonces si sientes que trabajas todo el día por conseguir el éxito en tu empresa y no obtienes ningún resultado, revisa lo que estás haciendo.

No me refiero a cambiar completamente tus estrategias de negocio ni modificar tu emprendimiento.

Sino más bien a revisar esas pequeñas acciones diarias que te retrasan.

Aquí te dejo algunas, pero tendrás que prestar mucha atención porque se esconden detrás de tus justificaciones.

Hábitos que te alejan del éxito

1. Distracciones tecnológicas

Tu smartphone puede ser un gran aliado y las aplicaciones que contiene tus mejores herramientas.

Pero también puede jugarte sucio.

Tomas tu teléfono, ves alguna notificación piensas “solo serán 5 minutos”.

Una hora después has revisado todas tus redes sociales y tienes una lista de compras para la receta deliciosa que viste en Pinterest.

Imagina que esto te ocurra dos veces al día.

Estás matando de a poco tus horas productivas.

2. Perfeccionismo

Este parece ser un mal necesario que todo empresario debe superar para conseguir el éxito.

Quizás te estés centrando demasiado en detalles que no son tan importantes.

Eso te hace dejar de hacer las grandes cosas que sí van a sumar para el cumplimiento de tus metas.

Da un paso atrás sé más objetivo y avanza con la siguiente tarea.

3. No planificar tu jornada

Empiezas tu día con un montón de cosas por hacer y simplemente vas saliendo de ellas como aparezcan.

Vas a pagando fuegos durante el día, la semana, el mes y toda tu carrera, retrasando conseguir lo que has soñado.

Toma por lo menos cinco minutos para planificar lo que harás.

Se llama organización.

4. Hacer varias tareas a la vez

Como ya he dicho en repetidas oportunidades tu cerebro no está preparado para hacer muchas actividades al mismo tiempo.

Así que si lo intentas al menos una de ellas saldrá mal.

Lo más triste es que probablemente tengas esto como una habilidad en tu resumen curricular.

Te digo es un mal hábito que debes empezar a cambiar.

Enfoca tu atención y esfuerzos en una sola cosa.

Así podrás dar lo mejor de ti y ahorrar tiempo y dinero.

5. No escuchar críticas

Evadir la retroalimentación retrasa tu crecimiento, la opinión asertiva de otros es lo único que te puede ayudar a avanzar.

Si piensas que todo lo que haces está bien es una mala señal, empieza a buscar a alguien que te de su punto de vista.

A veces puede doler pero nunca llegarás a ningún lado si sigues en tu zona de confort.

En ese lugar se encuentran todos los elogios y bonitas opiniones acerca de ti mismo.

6. Hablar más de lo que escuchas

Solo quieres decir lo que piensas, sientes y haces.

Tus experiencias son las únicas valiosas. Te cuesta prestar atención a lo que otros tienen que decir.

ERROR

La opinión de otros puede ser un gran tesoro, aprende a valorarlo.

7. Tener siempre una opinión negativa

Ver el punto negro en la pared blanca todo el tiempo es fatal.

Está bien ser detallista y analítico, pero lo que juega en tu contra es cuando solo vas en busca de los errores.

Empieza a ver lo que se te presenta con una perspectiva más positiva puede hacer que las cosas mejoren.

Es como cambiarle el filtro a instagram, puede transformar tu publicación.

8. No gritar

Tienes que expresarte, decir lo que sientes y piensas.

Es un mal hábito creer que callar te hará bien. Al contrario, el silencio sin propósito puede enferarte.

9. El “Para mañana”

Lo que no hiciste hoy no lo harás mañana.

Deja de engañarte. A veces los malos hábitos pueden ser algo cultural, pero eso no quiere decir que no puedas marcar la diferencia.

Comentarios de Facebook