6 reglas de negociación que te llevarán a donde quieras

Convertirte en un maestro de la negociación te llevará a donde quieras.

Te puede sorprender cómo prestar atención a  pequeños detalles te harán ver como profesional.

Mientras estás en la carrera de convertirte en uno, ten en cuenta estas reglas que te ayudarán en el proceso.

1. Cuida tu lenguaje corporal

Es mucho lo que puedes decir con tus expresiones y gestos.

Sentarte al borde de la silla te hará ver demasiado preocupado o ansioso.

Golpear tus dedos en el escritorio envía un mensaje de impaciencia.

Mientras que cruzar tus brazos, puede indicar que estás intimidado o cerrado a nuevas ideas.

¡Cuidado! Lo que no dices habla más que lo que sale de tu boca.

2. Establece tus objetivos de negociación con anticipación

Préparate muy bien antes de ir a cualquier negociación, fija tus metas previamente.

Si no sabes lo que quieres, estarás permitiendo que la otra parte pique adelante y se cumplan sus términos.

Siempre habrá un ganador en alguna conversación por eso debes fijar tus límites antes de iniciar.

3. Haz negociaciones en persona

Trata siempre de hacer las negociaciones importantes en persona, cara a cara.

Algún otro medio como e-mail o llamadas permite al otro evitar la confrontación y dar respuestas directas.

Se crean malos entendidos, saldar acuerdos toma más tiempo y es difícil llegar a algo definitivo.

Apuesta siempre a los encuentros directos y será mejor.

4. Levántate cuando creas conveniente

No descartes la posibilidad de irte en un momento de la reunión en que las cosas se compliquen.

Sugiere tomar un tiempo para aclarar la mente y bajar los ánimos, te dará puntos como conciliador.

5. Ponte en los zapatos del otro

Entiende la perspectiva de los demás, ponte en su lugar por un momento, nunca juegues a la defensiva.

En ocasiones los objetivos de la otra parte no son tan diferentes a los tuyos y puede ser fácil llegar a un punto medio.

Para ello tienes que escuchar más de lo que hablas.

6. Escucha antes de hablar

También si es menos lo que dices, habrá menos compromiso de tu parte.

No podrán usar tus palabras en tu contra y tu serás el dueño de la información.

Si sabes aplicarlo a tu favor, podrás decidir y se jugará en tu lado de la cancha.

Trata de hacer sentir al otro que también fue el ganador.

Una buena negociación termina con un apretón de manos fuerte, pero se da cuando ambas partes están de acuerdo.

Así que no olvides sonreír.

Comentarios de Facebook