6 pequeñas distracciones que te alejan de tus objetivos diarios

Hay quienes dicen que “las zorras pequeñas son las que hacen más daño” y lo certifico. Al final del día, entre tus objetivos y tú, no necesariamente hay desafíos apocalípticos, pero sí muchas distracciones. Aquí te cuento algunas situaciones que te entretienen más de la cuenta y te desvían del camino:

1.- Un armario desordenado

Lo creas o no, gastas mucha energía en elegir qué ponerte entre esa pila de ropa amontonada. La recomendación no es solo organizar tu armario y dejar lo que realmente usas, también es planificar desde el día anterior qué te vas a colocar en la mañana siguiente. Te sorprenderás la cantidad de tiempo y energía que ahorras.

2.- Activa solo las notificaciones necesarias

Cada vez que te llega una notificación sin importancia; un correo de promociones o de un like en Instagram, te distraes. Quizás no te parezca nada del otro mundo, pero pregúntate cuántas veces al día puede ocurrir esto. Y, créeme, el mal se magnifica si te dedicas a revisar y a responder cada una de esas notificaciones.

Lo mejor es que te programes y revises tu correo cada hora o dos veces al día.

3.- Una mente hiperactiva

Nada más agotador que una mente acelerada y sin control. Una mente que no descansa, que se la pasa tratando de resolver mil asuntos por segundo, se chupará toda tu energía y no resolverá nada. Trata de tener un espacio para meditar, aunque sea 15 minutos. Ese tiempo será una inversión que al final del día te devolverá muchos más minutos y energía.

4.-Querer estar en todos lados y hacer de todo

Enfoca tu tiempo y esfuerzos en una tarea siempre que se pueda. Tener tu atención y energía dividida en varias tareas a la vez solo hará que gastes energía innecesaria en un montón de tareas que no cumplirás a cabalidad.

5.- Subestimar la lista de pendientes

Te lo aseguro: gastas más tiempo y energía tratando de recordar lo que debes hacer, que haciendo una lista de tus pendientes del día.

6.- Revisar tus redes no es descansar

Si las pausas activas que te tomas en tu jornada de trabajo, la usas para sumergirte en un mar de publicaciones y noticias, te adelanto algo: no estás descansando, solo estás añadiendo más carga a tu agotado cerebro. Si vas a tomarte esos minutos, úsalos para realmente descansar.

 

¡Nos vemos en la cima!

Tu amigo,

Jürgen Klarić.

 

Comentarios de Facebook