6 maneras para no usar tus miedos como excusas

Los miedos son sentimientos con los que te puedes identificar fácilmente.

Resulta que eres tan cobarde que muchas veces los usas como excusas.

Están tan arraigados dentro de ti, que te pueden frenar.

Sin darte cuenta, te hacen perder oportunidades. Dejas de vivir la maravilla de nuevas experiencias por temor.

Por ejemplo:

• El miedo a fracasar te impide iniciar un nuevo negocio.
• Preocuparte por lo que otros piense de ti hace que dejes de ser tú mismo.
• Enfocarte en el pasado te aleja de tu presente real y lo que el futuro tiene para ti.

Incluso buscar que todo sea perfecto para que funcione es el miedo que se esconde para que no lo intentes.

Y parecerá una locura pero hay ocasiones en las que temes disfrutar.

Divertirte con tu familia, ser feliz, viajar, recrearte o no hacer nada.

Puede generar desesperación y angustia.

Ponle un alto y deja de vivir con miedos, de eso no se trata.

Aquí te dejo seis maneras para que dejes de excusarte detrás de tus temores.

1. Ponte en acción

Ya sé que suena tonto, demasiado evidente, pero hace falta que te lo diga.

Si te enfocas en el pasado, futuro o lo que puede salir mal…

¿Cómo crees que va a ir la cosa?

Atrévete y disfruta el camino.

2. Sigue tus instintos

Aprende a escuchar tu voz interior, esa que a veces desaparece.

Mientras más practiques seguir lo que te dice esa voz, más fácil será escucharla.

Tendrás más confianza en ti y podrás dejar de usar tus miedos como excusas.

3. Vive aquí y ahora

Si piensas demasiado en el pasado, la melancolía será tu norte.

Darle una mirada al futuro solo te hará sentir angustia y desesperación.

Entonces el presente definitivamente es el mejor lugar para estar.

Además es el único que existe.

4. Déjate de excusas y hazlo aunque no sea perfecto

Una acción errónea vale más que un millón de buenas ideas.

Así como tú eres único, tu familia, profesión, trabajo e hijos también lo son.

No te compares con nadie ni trates de seguir ningún modelo.

Eso tampoco existe.

5. Disfruta cada paso

En el momento que descubras que la vida no se trata de la meta sino del camino, entenderás todo.

Aunque duela, parezca imposible o no se vea como esperabas, lo que ocurra, recíbelo con una sonrisa.

6. Agradece

Da gracias por cada una de las cosas que tienes.

Eres más afortunado que un porcentaje alto de la población.

Así que toma consciencia de ello.

Es tu trabajo reconocer tus miedos y sobreponerte a ellos.

Ya sabes que no son más que excusas para impedirte ser feliz.

¡No dejes que te ganen!

Comentarios de Facebook