6 cosas que puede hacer por ti una actitud positiva

Desarrollar una actitud positiva y adecuada, que sirva para dar plenitud a tu vida, es un trabajo de todos los días.

No se consigue de la noche a la mañana, tal como los músculos de nuestro cuerpo, debemos entrenar para lograrlo.

Ir al gimnasio, hacer rutinas, cuidar la alimentación, respirar, se convierten en un conjunto de cosas a cuidar para darle forma a nuestra vida positiva.

Sin embargo, a diferencia de los músculos , con la actitud no hay descanso, cada situación a la que nos enfrentamos, nos obligan a darle movimiento a nuestra mente y alma.

Es como un máquina del gimnasio que puede tornarse complicada y difícil de utilizar, pero que a pesar de ello, la usamos porque queremos cumplir con objetivo.

Queda de nosotros verlo como una tortura o una oportunidad para fortalecer, lo mismo aplica a la vida.

Así como al entrenar, nuestros músculos se definen y nos empezamos a sentir mejor, igualmente pasa con la actitud, tanto tú como los que te rodean empezarán a notar que estás cambiando.

Presta atención al texto a continuación, encontrarás una lista de beneficios que puede regalarte enfrentar la vida con actitud positiva.

6 cosas por las que vale ser positivo

1.- Descubrir lo bueno de tu vida

Tener una actitud positiva te permitirá ver cosas que antes pasabas por alto.

Desde hechos trascendentales como oportunidades, nuevas amistades, trabajos, emprendimientos, ideas; hasta los colores de un atardecer, la sonrisa de tus hijos o lo sabroso de una buena taza de café caliente.

2.- Cumplir tus metas

Tomar una actitud adecuada ante los distintos escenarios de tu vida, por ejemplo una sonrisa en vez de un grito, te darán la fuerza para alcanzar tus sueños.

3.- Identificar aquello que te resta energía

Al trabajar en tu actitud positiva te darás cuenta que existen situaciones o personas buenas para tu esfuerzo de entrenamiento.

Mientras que otras, son como ese amigo que te invita a tu lugar favorito de comida chatarra cuando sabe que te estás cuidando.

Aunque no debes abandonarlo, porque a fin de cuenta es tu amigo, dejarlo para otro día o mostrarle tu nuevo camino, será mejor.

Aprende a trabajar tu mente

4. Cambiar tu mentalidad

Puedes cambiar tu forma de pensar solo tomando otra actitud, todas las situaciones de la vida son neutras.

Es nuestra mente la que se encarga de calificarla como positiva o negativa. Por eso tenemos el poder de decidir cómo afrontarlas.

5.- Aumentar tu amor propio.

En un entrenamiento de actitud positiva no caben críticas, insultos ni malos tratos para los que te rodean ¿cierto?.

Entonces mucho menos hacia ti mismo, con la actitud adecuada podrás ser más amable contigo y tus errores.

6.- Capacidad de adaptación.

Todo cambia, las circunstancias que parecían ideales se vuelven problemáticas.

Cuando siempre tenemos una actitud positiva (sin importar el tamaño del problema) entiendes que todo es normal.

En la vida no hay un guión, los elementos negativos puedes convertirlos en positivo. La decisión es tuya.

Como decía Wiston Churchill “la actitud es una pequeña cosa que marca una gran diferencia”.

¿Qué esperas para empezar a entrenar tu actitud positiva?

Comentarios de Facebook