5 razones para aprovechar los primeros 20 minutos de tu mañana

No importa si te despiertas a las 5 de la mañana o a las 10, son los primeros 20 minutos luego de despertar los que pueden marcar la diferencia en un día orientado al éxito.

Si eres de los que les gusta dormir más de lo normal, esta noticia será maravillosa.

¡A los dormilones también les puede ir bien!.

Resulta que durante esos minutos al momento de despertar tu cerebro entra en un estado alfa.

En ese instante el aprendizaje y retentiva está en su mejor versión.

Generalmente utilizas ese tiempo para seguir soñando y peleas con el despertador porque no lo quieres escuchar.

Pues debería ser todo lo contrario.

Comienza a utilizar este tiempo a tu favor y saca el mejor provecho a tu cerebro.

Lo debes hacer por estas cinco razones:

1. Te harás más inteligente, aprenderás más.
2. Crearás un hábito muy saludable.
3. Aprovecharás mejor el día sobre todo en actividades importantes para ti.
4. Tu cerebro será más amigable
5. Te regalarás un tiempo muy útil.

Cómo aprovechar al máximo tu mañana

Una buena idea es no posponer tu alarma.

Parece una acción tonta, pero esos “5 minutos más” ponen en pausa tu cerebro.

Sencillamente porque le dices que puedes esperar para arrancar el día.

Levantarte a penas suene el despertador, te pondrá en acción en el momento y durante toda la jornada.

Otra idea es acostumbrarte a hacer tu cama al despertar.

Esta acción le indica a tu mente que debes organizar tus desastres, tu habitación se verá más limpia y así lo sentirá el cerebro.

Es una estrategia pequeña que puede significar mucho.

No la subestimes.

Aprende a visualizar tu día

Esto quizás sea lo más importante que puedas hacer en estos primeros 20 minutos.

Comienza por imaginar cómo será tu jornada, dándole un poco de orden y planificación.

Luego puedes ir más allá e imaginarte lo que estarás haciendo en 5 años.

Trata de que esos pensamientos estén dirigidos a lograr tus metas y objetivos.

Con quién estarás, qué necesitas para conseguir lo que anhelas.

Recuerda que las metas primero las construyes en tu mente para ponerla a trabajar en función a ellas.

Después comienza a afirmar. Repite simples frases en positivo como:

“Este será un día genial”.

“Voy a conseguir todo lo que me he propuesto”.

Esas palabras impactarán positivamente tu día.

Puedes hacer una lista de frases y afirmaciones que se adapten a ti.

La idea es que las tengas presentes para recordarlas.

Despeja tu mente y valora cada minuto, en especial los primeros de tu día.

Se trata de poner un poco de tu parte y aprovechar cualquier ayuda extra para alcanzar lo que te propones.

Comentarios de Facebook