5 grandes mentiras que te dijeron tus padres

Tus padres te dijeron algunas mentiras que aún te las crees.

No lo hicieron por malos padres, simplemente así pensaban ellos.

Lo cierto es que algunas de ellas te detienen.

No te permiten seguir avanzando.

Lo peor es que las sigues multiplicando a tus hijos, conocidos y personas en las que influyes.

Es hora de cambiar… de pensar fuera de la caja.

Descubrir algunas de esas mentiras y empezar a cuestionar hasta donde te han llevado.

Ya eres grande y te toca asumir tu responsabilidad.

Decidir en qué quieres creer, desechar lo que no te sirve y escoger aquello que se adapta a lo que quieras para tu vida.

Mientras tanto puedes empezar identificando aquellas mentiras que te dijeron y que todavía crees.

Te dejo estas cinco para empezar pero la lista puede ser larga.

1. “Todos los hombres/mujeres son iguales”

Nada más ajeno a la realidad, cada ser humano es único.

Efectivamente no existe ninguna persona igual a otra.

Si sigues creyendo que ninguna persona sirve: ¿cómo podrás encontrar el amor?

Si te cuesta la intimidad, relacionarte con otros y confiar en los demás.

Es probable que esta creencia siga en tu vida y no estés consciente de ello.

Te toca empezar a creer un poco más en el ser humano para que puedas empezar a amar.

2. No seas mejor que todos, pasa desapercibido te dijeron tus Padres

Puede confundirse esta mentira con “sea humilde hijo”, por ejemplo.

Pero está escondido el hecho de que te impide brillar.

Puedes estar teniendo muchos conflictos internos y opacar tus triunfos.

Por creer que ser el mejor es malo y no es así.

Destácate, asume y abraza tu éxito sin miedo.

Puedes servir como inspiración para otros y tú escondiendo lo que eres.

3. La felicidad viene con (inserte aquí lo que se adapte a tu familia)

Algunas le dan mayor importancia al estudio o títulos universitarios.

Otras a casarse, tener hijos, sentar cabeza.

Unas pocas a viajar, conocer el mundo, explorar, ver más allá.

No importa cual sea es una gran mentira.

La felicidad no viene en combo como las papas fritas de McDonald’s.

Es un sentimiento que se asume, se siente y se elige.

4. La vida es más dura para ti

Es una mentira, la vida es igual para ti que para cualquier otro.

La diferencia está en como tomas lo que se te ha dado.

Puede parecer que otros lo tengan más fácil pero es muy poco lo que ves de la vida del otro.

No sabes que le aqueja, quizás aquella persona está pensando que tu vida es más sencilla.

5. Debo ser leal a mi familia sin importar nada

El ser humano debe siempre pertenecer a un grupo.

Por eso la soledad es uno de los miedos más comunes.

Sin embargo a veces tu familia puede retrasar tu éxito, vida de pareja o trabajo.

Puedes estar allí para ellos pero debes establecer límites saludables que te permitan hacer tu vida.

Si de pronto sientes que las cosas no terminan de fluir de manera adecuada.

Como si siempre hubiera un muro que te impide llegar a lo que quieres.

Entonces te toca desechar algunas creencias que tienes y no deberías tener.

Es tu turno de decidir y hacerlo mejor.

Comentarios de Facebook