5 frases que debes eliminar para tener relaciones más exitosas

Sé que suena a cliché, pero realmente es así: en las palabras hay poder. Basta un par de ellas para destruir o potenciar tus relaciones. Aquí te dejaré un par de frases que deberías eliminar en tus conversaciones si quieres llevar relaciones interpersonales más exitosas en tu vida profesional y personal:

Siempre o nunca

1.-  Decir “siempre” o “nunca

El grado de toxicidad de estas palabras no tiene precedentes. Iniciar tu conversación con un “tú siempre lo haces” o un “tú nunca lo haces” es la forma más rápida para que tu interlocutor se cierre y la comunicación fracase. No seas tan categórico, si quieres aludir a la frecuencia de una situación o hecho, lo mejor es usar frases como “He notado que en ocasiones” o “He visto que con frecuencia”.

¿Me entendiste?

2.- ¿Me entendiste?

La mejor forma para verificar si tu interlocutor logró asimilar tu mensaje no es preguntándole si te entendió. Esto es irrespetuoso, ya que parte de una postura donde si el mensaje no se logra asimilar es responsabilidad del otro y su capacidad para razonar. Usa mejor una frase como “¿me expliqué?”

¿estás cansado?

3.- ¿Estás cansado?

Preguntarle esto a alguien puede ser muy descortés, ya que la otra persona lo podría interpretar como que luce mal o que su estado de ánimo no es el mejor. Si realmente te preocupa el estado de la otra persona lo mejor es preguntarle directamente sin emitir un juicio.

Lo intentaré

4.- “Lo intentaré”

En el ámbito profesional iniciar con la frase “lo intentaré” como respuesta a una tarea que se te asignó es nefasto. Por muy complicado que sea el objetivo que debes perseguir, muestra compromiso al hacerlo y desarrolla alternativas de cómo podrías lograrlo. Si dices “lo intentaré” demuestras inseguridad en tus capacidades para cumplir ese pendiente.

Minimizar tus fallas con los otros

5.- “Pero fulano también lo hizo”

Evita justificar tus acciones o errores con las falencias de otros. Asume tu responsabilidad y no trates de minimizar o justificar alguna falla que hayas tenido aludiendo a que otros también lo hicieron o se equivocaron peor que tú y nadie les dijo nada.

 

Hay muchas otras, pero créeme, evitar estas te darán ventajas en cada una de tus relaciones interpersonales. Recuerda: ¡las relaciones lo son todo!

Tu amigo y mentor,

Jürgen Klarić.

 

Comentarios de Facebook