5 formas en las que unas buenas vacaciones beneficia a tu cerebro

Apartar tiempo y dinero para unas vacaciones nunca debería verse como un gasto. Viajar, ante todo, es una inversión que te dejará frutos física, emocional y mentalmente. Aquí algunos hallazgos que evidencian, una vez más, la importancia de tomarse unos días para desconectarte del trabajo y disfrutar:

Protegen tu cerebro

Estar sobreocupado puede acarrear fuertes consecuencias para tu funcionamiento cerebral y de todo tu organismo en general. Una investigación de NPR, Harvard y la Fundación Robert Wood Johnson concluyó que las personas que trabajan más de 55 horas horas a la semana tienen un 33 %  más  de probabilidades de sufrir un accidente cerebrovascular y un 13 % más de riesgo de padecer un ataque cardíaco, que quienes solo trabajan 35 a 40 horas semanales.

En este sentido, unas buenas vacaciones podrían oxigenar tu cerebro y aliviar malestares físicos ocasionados al estrés.

Aumentan la productividad

Por otra parte, estudios de ciencias económicas sostienen que los cronogramas menos productivos eran aquellos que excedían las 48 horas a la semana. Un informe de la firma The Bussiness Roundtable, cuanto más trabajas menos efectivo y productivo serás tanto a corto como a largo plazo. “Trabajar horas extras tiene consecuencias en la construcción de proyectos”.

Relacionado a esto, Adam Galinsky, profesor de la Escuela de Administración Kellogg de la Universidad Northwestern, explica que separarte de un ambiente familiar puede ayudarte a obtener nuevas perspectivas sobre la vida cotidiana y por ende ser más productivo.

Te ayudan a relajarte

Entre más saturado de trabajo estés y más tiempo pertenezca en esa condición, más le costará a tu mente y cuerpo relajarse. La psicóloga clínica, Deborah Mulhern, sostiene que “la neurociencia muestra que necesitamos un tiempo de inactividad para que nuestros cuerpos pasen por el proceso de restauración. Sin tiempo y oportunidad de hacer esto, las conexiones neuronales que producen sentimientos de calma y tranquilidad se vuelven más débiles, haciendo que en realidad sea más difícil cambiar a estados menos estresantes”.

Incrementan tu creatividad

Adam Galinsky, profesor de la Escuela de Administración Kellogg de la Universidad Northwestern, sostiene que no basta solo tomar unos días de descanso, es importante cambiar de lugar. Él ilustra este punto con este ejemplo: “Cuando pides consejo a un amigo, sus sugerencias son a menudo más creativas que lo que tú hubieras decidido por ti mismo. De hecho, estudios científicos han confirmado esto. La explicación es que tu amigo está distanciado psicológicamente de la situación actual, en cambio tú,  cuando estás en medio de un problema no puedes ver con claridad”.

Galinsky asegura que por eso muchas personas tienen revelaciones cuando viajan, porque pueden ver su vida cotidiana desde un punto de vista más separado y externo.

Ayudan al autoconocimiento

Otra investigación de Galinsky junto al psicólogo William Maddux, aseguró que “viajar al extranjero hace que las personas tengan una comprensión más amplia de sí mismos un mejor sentido de quiénes son. Incluso experiencias aparentemente ordinarias, como comer en un restaurante, pueden sacudir tu pensamiento”.

Plus: las vacaciones no necesitan ser largas, para ser efectivas

Francine Lederer, experta en psicología y estrés, indica que las vacaciones no necesariamente tienen que ser largas.”La mayoría de las personas tienen una mejor perspectiva de vida y están más motivadas para lograr sus objetivos después de unas vacaciones, incluso si solo duran 24 horas”.

Incluso, un estudio de Mark Rosekind, explicó que después de tres días de vacaciones puedes acelerar los tiempos de reacción significativamente. “El tiempo de reacción fue entre 30 y 40 % más alto que antes del viaje.

 

Así que ya sabes, deja de prolongar tus vacaciones y recarga energías.

Tu amigo y mentor,

Jürgen Klarić.

 

 

Comentarios de Facebook