4 razones que convierten a un emprendedor en un total fracaso

¿Alguna vez has cometido algún error como emprendedor en tu negocio?. Significa que conoces de cerca el sentimiento del fracaso.

No te preocupes, no fuiste el primero, ni serás el último. Es lo más común que puede ocurrir.

Sobre todo si no tienes una guía adecuada, un entrenamiento acorde o una preparación actualizada.

Muchos emprendedores afirman que si alguien les hubiera advertido “lo que podía pasar”, el camino sería más sencillo.

¡Una idea muy cómoda! ¿No?

Yo pienso que no se trata de advertir, se trata de que te prepares para todo. Lo bueno y lo malo. El éxito y el fracaso.

Como sé que esto te preocupa, te voy a ayudar un poco.

En este post te hablaré sobre cuatro razones que hacen que un emprendedor sea un fracaso total.

Presta atención.

Qué te lleva al fracaso

Primero quiero que te metas en la cabeza algo:

Si fracasas, no importa; aprovecha de aprender.

Ahora, fracasar puede retrasar tus planes, por eso es básico hacer todo lo posible para que no te ocurra.

1. Tratar de correr antes de caminar

¿Cuántas veces te has apresurado en involucrarte en un proyecto sin aprender lo básico?

Concéntrate en los fundamentos de tu negocio antes de enfocarte en pequeños detalles.

Por ejemplo: si quieres implementar una estrategia de marketing on-line deberías empezar por:

-Identificar tu negocio

-Definir un plan y objetivos

-Construir una marca basada en tu público

-Definir los productos y servicios que vas a ofrecer

Antes de pensar en el tráfico que quieres generar en tu página y cuantos de ellos se convertirán en leads.

2. Retrasar el momento de empezar

Nunca habrá una situación ideal para iniciar, un vez que tomes la decisión, arranca sin mirar atrás.

Siempre da el paso, aunque las dudas te invadan. Vale más una acción que un montón de buenas ideas.

3. Pensar que puedes hacerlo todo solo

Me gusta siempre recordar la importancia de la formación continua y estar en constante entrenamiento.

Lo esencial se olvida, necesitas de muchos conocimientos y habilidades para desarrollar tu emprendimiento.

Es imposible saberlo y manejarlo todo, quizás puedas con algunas cosas pero llegará el momento en el que tendrás que pedir ayuda.

Trabajar en equipo es vital. No esperes a que no haya más remedio, constrúyelo desde el día uno.

4.  Hacer todo a la vez

Es fácil distraerte y sentirte abrumado si intentas hacer todo al mismo tiempo.

Una tarea a la vez, tu cerebro no está programado para ser multitasking, así que no lo intentes.

Tu negocio es grande y tiene muchos componentes, no puedes abarcarlo todo en el mismo momento.

Tendrás que ir construyendo las bases para consolidarlo. Eso requiere tiempo, esfuerzo y dedicación.

Muy sabiamente dice Julia Navarro:

 

“Cuando lleguemos a ese río ya hablaremos de ese puente”.

No te adelantes porque puedes terminar ahogándote. Ya estás advertido, no puedes decir que no te lo dijeron.

Comentarios de Facebook